Cosas sobre la lactancia que deberíamos saber » LetsFamily
embarazo

Cosas sobre la lactancia que deberíamos saber

Desde la Organización Mundial de la Salud recomiendan el calostro como el alimento ideal para el recién nacido y su administración debe darse en la primera hora de vida del recién nacido. Además recomiendan la lactancia únicamente materna (exclusiva) durante los seis primeros meses de vida del pequeño, tras los cuales debe complementarse progresivamente con otra clase de alimentos hasta los dos años, aproximadamente.

Eso es algo que prácticamente conocemos todas, aunque nunca está de más informarse y buscar asesoramiento cuando aparezca alguna duda para, así, poder afrontar sin miedo cualquier situación que se pueda dar. ¿Sabemos tanto sobre la lactancia como creemos?
Hay mujeres que dicen que al tener el pecho pequeño seguramente no tengan leche suficiente como para alimentar a su retoño. El tamaño del pecho es algo que no se debe tener en cuenta porque los conductos donde se genera la leche son prácticamente iguales en todas las mujeres, independientemente de si su pecho es grande o no.

 

Según un estudio científico publicado en diferentes medios, para poder contar con una adecuada producción y flujo de la leche durante los seis primeros meses de lactancia exclusiva, el lactante debe ser amamantado tantas veces como quiera, de día o de noche, por lo que la creencia de que hay que dar el pecho cada tres horas para permitir que la mama se recargue es simplemente una suposición, no una afirmación.

 

 

Otra de las creencias más comunes entre muchas mujeres es que contar con los pezones planos o invertidos hace que dar de mamar al recién nacido sea una tarea completamente imposible. Los lactantes no solamente se enganchan del pezón sino de una buena parte de la areola mamaria, dependiendo del tamaño, por tanto pueden lactar sin problema, aunque los expertos recomiendan que si hay alguna dificultad o problemas en las posturas, se debe acudir a ellos para recibir el asesoramiento necesario.

 

 

En caso de tener la gripe o estar tomando medicamentos, se puede dar el pecho al lactante. Se debe tener en cuenta que mediante la leche, se transfieren defensas al retoño, protegiéndole de posibles contagios, aunque hay que tomar medidas de precaución como lavarse bien las manos y, si se considera oportuno, nos podremos cubrir la nariz y boca con una mascarilla o pañuelo durante la lactancia.

 

 

Para finalizar, hay que destacar que el hecho de que las mujeres cuenten con leche más líquida de lo normal, no quiere decir que ésta no alimente. No hay que preocuparse, ya que, normalmente, la primera leche que sale tiene más cantidad de agua y azúcares que la que sale después de que el lactante esté succionando un rato, momento en que resulta más espesa, dado que tiene más grasa. Hay que recordar que la lactancia es primordial durante los seis primeros meses aunque no quiere decir que llegado el séptimo mes ya no haya que dar leche materna, hay que complementarla incluso hasta los dos años o más.