Depilación en el embarazo: los sí y los no » LetsFamily
depilación en el embarazo

Depilación en el embarazo: los sí y los no

Sí a la cera fría

La cera fría es un método perfectamente seguro que puedes utilizar hasta las últimas etapas del embarazo. De hecho, muchas embarazadas programan su turno con una profesional para que las depile antes del parto, y así evitar el indeseable rasurado. Puede ocurrir que sientas algo más de dolor durante la depilación ya que tu piel está más sensible, pero la cera fría no la dañará.

Sí a la rasuradora

En cualquier momento del embarazo es seguro rasurar tu vello corporal. Claro que este método no es muy popular debido a que el vello vuelve a crecer muy rápido al no ser arrancado de raíz. Y tal vez, un inconveniente que tendrás es la mala visualización de tus partes íntimas a medida que tu barriga crezca. Puedes salvarlo empleando un espejo.

Sí a la crema depilatoria

Las cremas para depilar son seguras ya que actúan localmente, no son absorbidas por tu piel y por lo tanto, no implican riesgos para el bebé. Sin embargo, como en tu estado aumentan los riesgos de sufrir alergias, antes de aplicarlas en todo el cuerpo pruébalas sobre una pequeña superficie de piel y espera 24 horas para ver si aparece alguna reacción.

Sí a la máquina depilatoria

Si bien son dolorosas, resultan inofensivas durante el embarazo y puedes usarlas con total tranquilidad. Puedes aplicar frío en la zona a depilar para minimizar el dolor.

No a la cera caliente

No es conveniente que te depiles con cera caliente, ya que aumenta el riesgo de várices, puede producir rotura de vasos sanguíneos e irritar y manchar tu piel. Por eso, apuesta siempre por la cera fría, ya sea que la utilices tú sola en casa, o que acudas a un centro de belleza para una depilación profesional.

No a la depilación definitiva

Tanto los tratamientos de electrólisis como de láser están contraindicados durante el embarazo. El motivo es que no hay estudios que respalden que la depilación definitiva sea segura para el bebé y para ti durante estos meses. Por eso, aún si ya habías programado sesiones de láser, deberás postergarlas hasta después del parto y elegir otro método durante tu embarazo.