Dietas ligeras para embarazadas en primavera

Comentar: (0)

Compartir:

Dietas ligeras para embarazadas en primavera

Está a punto de comenzar la primavera, una estación ideal para alimentarte saludablemente con ayuda de las frutas y verduras estacionales de esta estación.

Sabrás que durante el embarazo, una alimentación balanceada es uno de los pilares para el bienestar tuyo y de tu bebé (junto con el ejercicio y el seguimiento médico). Aquí te damos algunas sugerencias para una dieta ligera que te aporte los nutrientes esenciales sin sumar calorías en exceso.

 

¿Por qué es tan importante cuidar tu peso?

En tiempos de nuestras abuelitas, se creía que una embarazada era más saludable cuanto más gordita estuviese. “Comer por dos” era tomado como una expresión literal, porque se consideraba que la madre debía ingerir alimentos de más para satisfacer las necesidades de crecimiento del bebé. Hoy se sabe que no es así, que las embarazadas deben sumar apenas unas 200 calorías extra a su alimentación cotidiana y que aumentar demasiado de peso puede ser perjudicial. Tampoco deberías subir menos de lo recomendado, sino ganar los kilos justos y necesarios. Esto es porque resulta pernicioso subir menos de la cuenta como también engordar demasiado.

Aprovecha los frutos de la estación

¡La naturaleza en primavera nos regala deliciosas frutas y verduras! Algunas de ellas duran poco tiempo, por lo que aprovecha para consumirlas en estos meses y aprovechar todos sus beneficios (además de su sabor). Fresas y fresones para aprovechar su vitamina C ahora que se terminan las frutas cítricas, cerezas y los primeros arándanos, nísperos, ciruelas… todas ellas ricas en fibras, antioxidantes, vitaminas. Y más adentrada la estación encontramos el melón y la sandía, ideales para mantenernos bien hidratadas .

En cuanto a las verduras, si bien podemos encontrar la mayoría durante todo el año gracias a los invernaderos, la primavera se destaca por la llegada de la lechuga y los rábanos para disfrutar en una estupenda ensalada; las legumbres frescas (como guisantes y habas), excelente fuente de proteína vegetal; los delicados espárragos, que el resto del año solo se consiguen en conserva. Aunque están disponibles todo el año, las cebollas y las zanahorias de primavera son las mejores.

No olvides las carnes

Para una embarazada resulta aconsejable distribuir el consumo de alimentos en varias porciones a lo largo del día, evitando las comidas copiosas que pueden causar acidez y otras molestias digestivas. Especialmente la cena debería ser ligera, para ayudarnos a conciliar el sueño y descansar mejor. Adereza tus vegetales con jugo de limón y aceite de oliva, y acompáñalos con una porción de carne magra, puede ser ternera, pollo o pescado, mejor cocidos a la plancha, al horno o al vapor.

Una última recomendación es lavar muy cuidadosamente toda fruta y verdura que vayas a consumir, en especial las crudas, para evitar intoxicaciones alimentarias y enfermedades que puedan poner en riesgo tu salud o la de tu bebé.

De las frutas y verduras de primavera, ¿cuáles son tus favoritas?

 

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados

Permitir cookies