Dioptrías en el embarazo, ¿mito o realidad? » LetsFamily
embarazo

Dioptrías en el embarazo, ¿mito o realidad?

Durante el transcurso del embarazo, el cuerpo de la mujer sufre distintos cambios. Cambios que son visibles, por ejemplo, los físicos que son obvios, como la tripita, el aumento del pecho, etc. Y otros cambios no tan visibles, como por ejemplo la revolución de hormonas, la retención de líquidos y los problemas –o no-, de visión.

Pues en los problemas de visión es, exactamente, en los que nos vamos a central y concretamente en la miopía.

De hecho, es un problema bastante común en el embarazo el hecho de que la mujer sienta que su visión ha empeorado. Puede sentir la vista borrosa, notar pérdidas de visión o incluso que les cueste más diferenciar ciertos colores.

Pues bien, aunque es un mito muy extendido, al fin y al cabo, no deja de ser un mito. Con el embarazo NO aumentan las dioptrías. De hecho, se han realizado varios estudios que corroboran esto. Lo único que han encontrado sobre el aumento de dioptrías-embarazo es que cuando las mamás son muy miopes (más de 8 dioptrías) estas sí han podido aumentar, pero en casos aislados.

Ahora, ¿con el embarazo podemos tener problemas de visión? La respuesta es sí. No solo el hecho de que aumenten las dioptrías, que ya sabemos que no es así, sino que con el embarazo se suelen retener más líquidos por todo el cuerpo, incluidos en la córnea. Por ello, las embarazadas pueden notar la visión borrosa.

Sin embargo, con el parto y la posterior recuperación todo esto va mejorando ya que, paulatinamente, vamos perdiendo los líquidos antes ganados y, en consecuencia, mejora la visión.

Por otro lado,  si antes del embarazo usabas lentillas es posible que durante el transcurso del mismo te cueste más ponértelas por eso mismo: la córnea se deforma debido a la retención de líquidos o se han producido pequeños cambios en la curvatura del ojo. Si te pasan estas cosas es fácil. No uséis lentillas hasta que todo vuelva a la normalidad.

Otra de las cuestiones es la de la cirugía para mejorar tu visión. Si antes del embarazo tenías dioptrías y pensabas someterte a una operación, es mejor esperar ya que durante el trascurso de la gestación no están indicadas las cirugías. Asimismo, es conveniente esperar incluso a finalizar la lactancia. ¿Por qué? Porque tras las cirugías se pueden usar medicinas como antibióticos que se filtrarán a las glándulas mamarias y acabaremos por ‘dárselas’ inconscientemente a nuestro hijo (aunque sea una cantidad muy pequeña).

Y, como últimos consejos, tanto si sufres problemas de visión como si no, en el embarazo es muy importante someternos a las pruebas que nos recomiendan los médicos, entre ellas, las de visión ya que se podrá detectar cualquier anomalía que se salga fuera de lo que se considera común durante la gestación (como hemos comentado, la retención de líquidos).

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros: