Dudas que pueden surgir en el embarazo » LetsFamily

Dudas que pueden surgir en el embarazo

El entorno de la mujer embarazada es muy importante. Siempre hay personas que comentan su propia experiencia o que piensan que están en situación de saber lo que es bueno o malo para el parto: que será igual que el de tu madre, que tienes que comer por dos, que no puedes tener relaciones sexuales o que no te tiñas el pelo porque puede dañar al bebé. Es evidente que todo esto carece de fundamento y lo único que proporcionan es miedo e inquietud innecesarios.

En primer lugar, hay que tener muy claro que cada parto es diferente, no influye el hecho de que tu madre tuviera un mal o buen parto, hay varios factores que determinan como será: si rompes aguas o no, la posición del bebé, su peso… incluso una misma mujer no tiene porque tener dos partos iguales.

Se calcula una fecha probable de parto basándose en que éste dura aproximadamente 40 semanas, y no nueve meses. Desde la semana 37 hasta la 42 se considera normal que se produzca el nacimiento. Investigaciones recientes establecen que el factor principal que marca la duración del embarazo es el propio bebé, por eso nunca nos saldrán las mismas cuentas que a nuestra matrona si contamos nueve meses exactos.

Durante el periodo de embarazo surgen los llamados antojos, estos son debidos a los cambios hormonales. La mujer embarazada sufre cambios en su olfato, gusto o sensibilidad, lo que puede provocar una atracción especial a ciertos alimentos. Pero los llamados “antojos no satisfechos”, no generan manchas en la piel ni cosas parecidas, las posibles pigmentaciones marrones son debidas a una mayor concentración de melanina en esa zona, nada más.

Otra de las cosas muy habituales es esa sensación de acidez, en estos casos se comenta que es debido a que el bebé va a tener mucho pelo cuando nazca y esto es lo que produce esa sensación. Pero los últimos estudios nos demuestran que esa acidez es debido a la hormona gonodotropina coriónica. Esta hormona es segregada por el embrión en desarrollo poco después de la concepción y se encarga de mantener un cuerpo lúteo nutrido, capaz de seguir produciendo grandes cantidades de progesterona fundamental para el desarrollo fetal. Debido a los niveles de esta hormona en sangre será la causante de esa sensación de acidez.

Con respecto a las relaciones sexuales, los médicos no se ponen de acuerdo respecto a si es conveniente o no el mantener relaciones sexuales; muchos de ellos establecen que las contracciones uterinas que acompañan al orgasmo pueden poner en marcha los mecanismos del parto, por lo cual aconsejan evitar las relaciones. Por el contrario, otros ginecólogos sostienen que practicar sexo durante las últimas semanas puede ser útil para modificar el cuello del útero e inducir el parto, principalmente a causa del efecto de la prostaglandina, una hormona contenida en el líquido seminal del hombre.

¡Pues claro que te puedes dar un baño! No hay peligro alguno hasta que se desprende el tapón mucoso, lo cual ocurre al final del embarazo. Este tapón es una sustancia gelatinosa que cierra el cuello del útero aislándolo de la vagina. Se forma entre la cuarta y sexta semana de embarazo y protege el interior del útero impidiendo el paso de bacterias. Una vez expulsado se recomienda la ducha para evitar infecciones; de hecho la natación es el mejor deporte para la mujer embarazada, siempre con una temperatura adecuada del agua.

Tampoco se debe comer por dos. La comida no debe incrementarse al doble, así sólo conseguiremos un exceso de peso innecesario, la clave está en una alimentación sana y equilibrada. La ganancia de peso debe controlarse y debe ser progresiva, sin superar los 12 kilos de más para evitar complicaciones en la madre y en el feto.

En contraposición a lo expuesto, existen estudios que dan resultados realmente curiosos, como que la ingestión de Omega 3 contribuye al aumento del flujo sanguíneo hacia la placenta, haciendo que el feto reciba más cantidad de alimentos; que el chocolate genera sensación de placer a los bebés en el útero debido a los productos químicos que contiene; o que dosis elevadas de vitaminas C y E producen alta tensión sanguínea e hinchazón en las piernas.

Al inicio de un primer embarazo, no es de extrañar que nos encontremos con todos estos comentarios y “avisos” de las personas que nos rodean. Ante todo tranquilidad y, ya sabéis, cualquier duda por ridícula que os parezca preguntad a vuestro ginecólogo o matrona, son vuestros mejores aliados.

Artículo ofrecido por Ecox4D
http://www.ecox4d.com/

¡Sorteamos una sillita de paseo Maxi - Cosi!