Duelo gestacional: qué es y cómo afrontarlo » LetsFamily
que es el duelo gestacional y como afrontarlo

Duelo gestacional: qué es y cómo afrontarlo

Hay cosas que por más que las escondamos siempre seguirán pasando, cosas que a ninguna nos gusta reconocer pero que pasan día a día, por ejemplo, que hay bebés que mueren y muchos lo hacen durante la etapa gestacional. Es una situación a la que no querríamos enfrentarnos jamás pero que cada día sacude a mujeres de todo el mundo y, cuando esto pasa, provoca un dolor tan profundo que es complicado de describir. Eso es el duelo gestacional: el dolor por la pérdida de un hijo en el vientre.

Durante muchos años ha sido un tema completamente oculto al que se han enfrentado las mujeres de todas las épocas en soledad, silenciado sistemáticamente por un entorno que ha procurado hablar poco para que se olvidase rápido y así seguir adelante como si nunca hubiera pasado, perpetrando así el tabú durante generaciones.

Se estima que uno de cada cuatro embarazos no tiene un final feliz, lo que significa que una de cada cuatro mujeres embarazadas sufre una pérdida gestacional en algún momento, pero si es algo tan común, ¿por qué se ha mantenido en silencio?

La vergüenza, la culpa… son algunas de las emociones protagonistas en la pérdida gestacional que muchas veces se percibe como un fracaso por la propia mujer que, sumadas a la presión del entorno por “estar bien”, han relegado el proceso de duelo por la pérdida de un bebé a la intimidad del hogar.

Pero no era un bebé aún, si no le conoces ¿cómo puedes estar en duelo por ella o él?

Para entender a una madre en duelo debemos ser conscientes de que la pérdida implica mucho más que el hecho de que ese bebé muera y cabe remarcar que no importa de cuantas semanas de gestación estemos hablando: toda pérdida lleva una historia detrás y rompe la ilusión y los planes que aquella familia empezaba a hacer o ya tenía hechos alrededor de esa maternidad. Además, el hecho de que la pérdida ocurra en una etapa de desarrollo temprana no implica que sea menos doloroso, no vamos a echar de menos una voz que no hemos conocido, pero sí nos dolerá profundamente no haber tenido la oportunidad de escucharla.

También debemos destacar el duelo después de una interrupción del embarazo, ya que puede parecer que el hecho de tomar la decisión de no seguir adelante cuando hay un problema de salud en el bebé o la madre haría las cosas más fáciles, nada más alejado de la realidad y, además, en estos casos la culpa suele afectar en un mayor grado.

 

Las claves de la superación del duelo

El camino del duelo es difícil, complicado y lleno de piedras, pero se puede superar. Debemos ser conscientes que el duelo no es una enfermedad y por lo tanto no hay una cura, solo podemos transitarlo de la mejor manera para salir adelante lo más enteras que podamos. Para ello existen una gran variedad de recursos entre los que queremos destacar el apoyo profesional de manos de psicólogas o psicólogos perinatales especialistas en duelo y la ayuda que ofrecen las diferentes asociaciones con los grupos de familias que han pasado por lo mismo. Nadie te va a entender mejor que quien ha pasado por tu misma experiencia.

 

La importancia del entorno

Ya sabemos qué es el duelo gestacional, que existen recursos para poder afrontarlo, pero ¿qué podemos hacer nosotros desde fuera? A priori puede parecer una tarea muy complicada apoyar a una mamá o papá en duelo, pero en el fondo es mucho más fácil si somos conscientes de que ellos no necesitan que les ayudemos a retener sus lágrimas, sino que les demos un pañuelo para poder secarlas. Al principio, sobretodo, existe una gran necesidad de hablar del bebé y nosotros podemos ayudar dándoles el espacio para ello preguntando si el bebé tiene nombre o sencillamente si quieren hablar de ello, por ejemplo, sobre el parto. También ayuda que les digamos que sentimos mucho su pérdida, sin caer en comentarios típicos que creemos que pueden animar, como que son jóvenes y que pronto tendrán otro hijo o que a una conocida le pasó algo peor, el dolor es de ellos y nada cambiará si caemos en repetir las frases de toda la vida, es más, pueden crear el efecto contrario del que se pretende y terminar de hundir a la pareja doliente. Por el contrario, ofrecer planes concretos, una comida casera en un tupper o un simple abrazo, pueden ayudar muchísimo siempre que se respete el espacio de la mamá o pareja, pues habrá días en los que no quiera ni siquiera salir de la cama y eso será perfectamente normal.

Ser madre en duelo, maternar la muerte es una de las situaciones más terribles que existen y por fortuna el duelo gestacional empieza a ser reconocido y validado en la sociedad. Aun así, saber acompañar a esas madres no siempre es sencillo, pero todo puede cambiar si recordamos algo: cuando no sepas qué hacer, simplemente recuérdale que la quieres y que estás allí para escucharla.

 

Artículo escrito por: Ginesta Urbano, presidenta de la Asociación A Contracor

Una canastilla gratis para tu bebé