El acné postparto: causas y tratamiento » LetsFamily
acné postparto

El acné postparto: causas y tratamiento

Estrías, pechos inflamados y doloridos, la piel floja, el cabello que se te cae… Algunos cambios resultan más inesperados que otros. ¿Te hubieras imaginado que justo en este momento te tocaría revivir el acné?

¿Por qué sale acné en el postparto?

Si has sufrido de acné en la adolescencia, es más común que te toque también en el embarazo o en el postparto. En esta etapa después del nacimiento de tu bebé, las hormonas juegan un papel fundamental: al descender sus niveles bruscamente después del embarazo, la piel puede opacarse, perder el “brillo” característico del embarazo, aparecen ojeras –también por la falta de descanso, vamos- y los molestos brotes de acné.

Además de la falta de sueño, el estrés característico del puerperio puede afectar la piel. Y un factor adicional es la falta de hidratación adecuada, que puede favorecer la aparición de acné: recuerda lo importante que es beber suficiente líquido, en especial si estás dando el pecho.

¿Cómo tratar el acné en el postparto?

En principio procura mantener la calma, que cuando el acné es producto de un desajuste hormonal, suele desaparecer por sí solo entre 3 y 6 meses después del parto. Por lo demás, evita aplicar sobre tu piel cualquier producto con antibióticos u otros ingredientes activos sin consultar antes con tu médico, pues determinadas cremas y lociones pueden penetrar el torrente sanguíneo y llegar a la leche.

Por el momento, prueba aplicando mascarillas caseras, como pulpa de tomate, zumo de limón o una mezcla de leche y harina de avena. Si el acné no desaparece o no mejora, cuando hayas terminado la etapa de lactancia podrás realizarte tratamientos más efectivos, como la aplicación de luz pulsada o un peeling.

Medidas preventivas

Te diríamos que tratar de dormir lo suficiente es importante para prevenir el acné pero ¡acabas de tener un bebé! Seguro que te quedas con sueño. Solo podemos decirte que esta etapa ahora parece eterna, pero ya pasará.

Lo que sí puedes hacer mientras tanto es cuidar la higiene de la piel del rostro lavándola con un jabón neutro un par de veces al día. ¿Otras recomendaciones? Optar por un maquillaje aséptico (y recordar desmaquillarte todas las noches), no presionar las espinillas para evitar posibles infecciones. Y cuidar tu dieta: hay que consumir más alimentos ricos en fibra como la fruta y la verdura fresca, y disminuir la ingesta de grasas y frituras.