El acompañante en el parto: guía rápida para futuros papás » LetsFamily

El acompañante en el parto: guía rápida para futuros papás

La mayoría de las mujeres desean que el padre de su hijo sea quien esté a su lado en estos momentos. ¿Qué es lo que se espera de él en el parto? ¿Qué se supone que debe hacer?

Estar acompañada en el parto hace que este sea más rápido, aumenta las posibilidades de que el parto sea natural y no instrumentalizado (que no haga falta una cesárea, o usar fórceps)  y contribuye a que la mujer viva la experiencia de manera más positiva.

 Implícate desde el principio

El vínculo con el bebé y con la nueva faceta maternal de la pareja comienza en el embarazo. Acompaña a la futura mamá a las pruebas y las ecografías, infórmate, escúchala y comparte también con ella tus deseos e inquietudes, adáptate con la mejor disposición a los cambios en el estilo de vida que tendrá que hacer la embarazada durante los meses previos: horarios, comidas…  Los cursos de preparación al parto no son solo para las madres: en ellos los futuros papás pueden resolver sus dudas, tanto emocionales como prácticas, además de aprender  técnicas de relajación, masajes etc. para aliviar los dolores de su pareja.

Encárgate de la logística

Encárgate tú de asegurarte de que lleváis el bolso y la documentación necesaria al hospital y controla la ruta que haréis y haz el papeleo de ingreso. Ayuda a cronometrar el intervalo de las contracciones. Estate pendiente de las necesidades de tu pareja durante todo el proceso: ¿Tiene sed? ¿Frío? ¿Calor? Tú puedes llevarle agua, preguntar a la comadrona, abrir un poco la ventana.

Apoyo emocional

Observa las reacciones de tu compañera. Puede que prefiera estar en silencio y afrontar las contracciones sola o, por el contrario, que necesite mucho contacto físico y palabras de apoyo, o que la distraigas charlando o con música.

Mantén la calma y una actitud constructiva. Sé cariñoso, habla con calma y dulzura, recuérdale todo el camino que ha recorrido ya. No critiques lo que hace ni cómo hacen las cosas en el hospital, porque no es de ninguna ayuda. Si necesita un masaje o que la acaricies, hazlo, y si no quiere que la toques en ese momento, o simplemente desea que le sujetes la mano, demuestra que todo lo que necesite en ese momento te parece bien.

Ayuda a afrontar el dolor

No te muestres angustiado ante los dolores del parto ni les quites importancia: recuérdale que cada contracción acerca más el momento del nacimiento del bebé. El dolor puede ser muy intenso y hacer que se ponga agresiva: procura no enfadarte. Puedes darle los masajes en la espalda o en el abdomen que os han enseñado en los cursos de preparación al parto para aliviar los posibles dolores, y acompañarla en las respiraciones. Puede que necesite apoyarse en ti, cambiar de postura o que le pongas unas almohadas en la espalda.

En la fase de expulsivo, ayudar a levantar la cabeza ayudará a a la madre a aumentar la fuerza que puede hacer durante los pujos. Puedes estar a su lado y explicarle cómo va desarrollándose el parto.

El padre en el posparto inmediato

No tengas miedo de implicarte en los cuidados del bebé desde el primer momento: ha llegado la hora de hacer equipo. Cambiar pañales, acunar al recién nacido, controlar el tiempo que las visitas pasan en la habitación y hacer, amablemente, que se vayan si ha llegado el momento… Estate pendiente de las molestias o necesidades que pueda tener la reciente mamá y habla con las comadronas para resolverlo si es necesario.  Tenlo todo preparado para la vuelta a casa, que no haya que preparar el sistema de retención infantil del coche en el último minuto ni hacer una compra para la cena de esa noche.

 

¡Sorteamos una sillita de paseo Maxi - Cosi!