El bebé durante el parto: la posición de frente » LetsFamily
embarazo

El bebé durante el parto: la posición de frente

¿Cómo debería ubicarse la cabecita del bebé?

Hacia el final del embarazo, el bebé suele ubicarse naturalmente con la cabeza hacia abajo, encajándose en la pelvis, con el mentón bien flexionado hacia el pecho. De esta manera, lo primero que atraviesa el canal de partos es la coronilla, y así la cabeza del bebé va abriendo camino al resto del cuerpo, siempre y cuando la madre no tenga una pelvis más estrecha que el diámetro craneal del niño por nacer.

Sin embargo, en casos excepcionales la cabeza no queda flexionada sobre el pecho y se habla de deflexión de la cabeza, una complicación del parto.

¿Qué tipos de deflexión existen?

Según si está algo flexionada o nada en absoluto, se distinguen tres grados: se habla de presentación de cara cuando la cabecita no está flexionada y lo primero que debería salir del bebé es su rostro. Con una leve flexión se habla de presentación de frente, y cuando la deflexión es mínima se habla de presentación de Bregma.

¿Puede permitirse un parto vaginal en estos casos?

 Ante una situación de presentación de cara, es posible que el bebé nazca por parto vaginal siempre y cuando esté mirando hacia arriba (presentación anterior). El rostro del bebé suele aparecer hinchado y es necesaria una habilidad especial de la matrona o del médico obstetra para traerlo al mundo en este caso sin recurrir a la cesárea.

La presentación de frente, en la que hay algo de flexión, paradójicamente es más complicada que la de cara y demanda sí o sí ir al quirófano, pues esta posición inusual está asociada a muchos riesgos tanto para la vida del bebé como la de la madre. En cambio, con la cabecita flexionada en posición de Bregma sí se puede proseguir con el parto, pero será más largo y doloroso.

¿Es posible modificar la posición del bebé en estos casos?

Presentaciones atípicas como la transversal (el bebé de lado) o la podálica (el bebé de nalgas) son factibles de modificarse a último momento. A veces, se puede intentar un procedimiento conocido como Versión Cefálica Externa. Otras veces es el propio bebé el que se acomoda en el momento del parto. El problema con las presentaciones de frente o de cara es que es más difícil detectarlas con ecografías. Si el médico las detecta solamente en el momento del parto, lo más probable es que haya que realizar una cesárea de urgencia para evitar posibles complicaciones.

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros: