El futuro papá en el tercer trimestre

Comentar: (0)

Compartir:

Ya falta muy poco para el día del parto, y la barriga ocupa cada vez más lugar… así como el bebé va irrumpiendo cada vez más en los pensamientos y el corazón, tanto de su mamá como de su papá. También para los hombres esta es una etapa de mucha ansiedad, y a veces las últimas semanas de embarazo pueden hacerse eternas. ¿Cuál es el rol que debe cumplir el futuro padre durante el tercer trimestre?

Ayuda física

Como tu pareja está cada vez más voluminosa y se siente más incómoda con su cuerpo, es fundamental que estés atento a sus necesidades en el sentido de ayudarla a acostarse y a levantarse, a entrar en el coche, a salir de la bañera sin resbalarse… Ocúpate como vienes haciéndolo hasta ahora de cargar peso –por ejemplo, las bolsas de la compra- y de limpiar la casa ya que ella ya no podrá estar agachada. Ten paciencia: la mujer vuelve a recuperar su cuerpo poco después del parto (si bien seguirá necesitando tu sostén y ayuda con el recién nacido).”

Las clases de preparación al parto

El tercer trimestre es el momento para que las parejas se apunten en un curso de preparación para el parto. Estos cursos se dictan en las maternidades, o bien en forma particular, y allí las comadronas explican técnicas para empujar, para dominar el dolor de las contracciones, para respirar, así como también enseñan cuáles son las pautas de alerta que indican que el parto ha comenzado. El futuro papá puede beneficiarse mucho de asistir a las clases, para sentirse seguro y útil ese día.

¿Todo listo?

Otra cosa con la que puedes ayudar es preparar el bolso para la internación en la maternidad. Tu pareja seguramente se encargará de preparar la ropa y los productos de higiene que necesite, pero tú puedes asistir con los papeles y documentos necesarios (lo más probable es que todos los trámites de internación, así como la inscripción del bebé una vez que nazca, los hagas tú).

El Gran Día

¡Ha llegado el momento del parto! Lo más importante que debes hacer es transmitirle tranquilidad a tu pareja, acompañarla y comprenderla. Si piensas conducir hasta la maternidad, unas semanas antes ensaya dos o tres posibles trayectos, para llegar allí lo antes posible. En el caso de que este no sea el primer bebé sino que haya un hermanito mayor, ocúpate de dejar a tu hijo junto a sus abuelos o con otra persona de mucha confianza.

¿Piensas asistir al nacimiento de tu hijo? Será una experiencia que nunca olvidarás. Algunos hombres sienten temor porque creen que no soportarán ver la sangre, ni a su pareja sufriendo, pero lo mejor que puedes hacer es sobreponerte a tus dudas y estar allí, sosteniendo la mano de tu pareja y acompañándola. Ahora más que nunca es ella la protagonista, y necesita de tu presencia y sostén incondicional.

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 
5

Average: 5 (1 vote)

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados