Embarazada en verano: ¿se puede tomar el sol en la tripa? » LetsFamily
tomar sol tripa embarazo

Embarazada en verano: ¿se puede tomar el sol en la tripa?

Hay que saber que saber que la piel en la zona de la tripa está más distendida durante el embarazo y por ello es más fácil que se queme. Además la hiperpigmentación que se desencadena por las hormonas en la gestación se traduce, en el caso del abdomen, en un oscurecimiento de la línea alba (la que surge verticalmente en la zona del ombligo). Por lo que teniendo en cuenta esta mayor predisposición a pigmentarse de la piel, en caso de que se quiera exponer la tripa al sol, habrá que extremar las precauciones utilizando un factor de protección total y limitar el tiempo al sol a intervalos cortos y, sobre todo, evitando siempre las horas de mayor intensidad solar que son aquellas en las que los rayos del sol inciden con mayor fuerza en la tierra, es decir entre las doce del mediodía y las cinco de la tarde.

Además, el juego hormonal que se produce durante el embarazo no solo dispara la producción de melanina, que es la causante de la aparición de las manchas, sino que hace que la piel sea mucho más vulnerable, así que recuerda ¡ponte mucha protección y hazlo frecuentemente.

Sin embargo, no te agobies, si quieres disfrutar del sol en la playa aún hay muchas actividades de las que puedes disfrutar sin ningún problema:

Jugar a las palas

Es una forma divertida de mover el cuerpo en verano entre bañitos y siestas y no tienes motivos para privarte de este juego siempre que se tengas cuidado para no golpearte ni tropezar y, por supuesto, descansando y bebiendo suficiente líquido. Nunca debes llevarte hasta el agotamiento.

Nadar

La natación es un deporte genial para las embarazadas siempre que no sea extenuante ni se haga en zonas peligrosas o con aguas sucias. En el agua nos sentimos más ligeras y por eso podemos estirar los músculos y articulaciones con más facilidad, además nadar previene las varices y favorece un buen parto. Puedes nadar incluso en las últimas semanas de embarazo, mientras no se expulse el tapón mucoso, no haya dilatación en el cuello del útero ni existan síntomas de parto.

Bañarte en el mar y bucear

Es bueno que conozcas previamente el lugar y que evites las playas en las que haya corrientes, no entres en el agua tampoco si ondea la bandera amarilla, roja o si la playa no tiene vigilancia. Evita también bañarte sola y si el agua está muy fría métete poco a poco hasta aclimatar tu cuerpo. Bucear no es aconsejable a grandes profundidades porque los cambios de profundidad pueden perjudicar los órganos del feto, aún inmaduros.

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

Una canastilla gratis para tu bebé