Embarazada y con alergias, ¿qué hacer? » LetsFamily

Embarazada y con alergias, ¿qué hacer?

¿Qué es una alergia?

La alergia es una reacción exagerada de las defensas del organismo frente a factores externos que pueden ser sumamente variados: desde el polen y los ácaros a los pelos de mascotas, desde determinados alimentos o medicamentos hasta hierbas o plantas. Las alergias pueden desencadenarse por la ingestión del alérgeno, por contacto con la piel, o simplemente por respirarlo en el caso del polen o el polvo.

¿Qué ocurre durante el embarazo con las alergias preexistentes?

De acuerdo con datos de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica, se calcula que un tercio de las mujeres embarazadas que padecen alergias experimentan una mejoría en sus síntomas durante la gestación. Otro tercio no ve ni mejoras ni complicaciones. Y el último tercio se siente aún peor que antes. Por eso, en tu caso en particular será tu médico, junto con el alergólogo, quien deba decidir si continuar con tus medicamentos habituales, si modificar la dosis o si suspenderlos –por lo menos, durante el primer trimestre, que es la etapa de formación del bebé y cuando más susceptible está.

¿Puedo contagiar a mi bebé en caso de brotes de alergia?

No exactamente. La alergia no es una enfermedad contagiosa, y aún si padeces un brote en el embarazo no tiene por qué afectar directamente a tu bebé (salvo que sea un cuadro grave de asma no tratada, o de choque anafiláctico, que es raro pero muy severo). La mayoría de los medicamentos antialergénicos que se utilizan son seguros durante el embarazo.

Lo que sí puede ocurrir es que tu hijo termine siendo alérgico después de todo, pero no porque lo hayas contagiado sino porque las alergias tienen componentes genéticos. Si tú eres alérgica, tu bebé tiene mayores posibilidades de heredar esta tendencia en el futuro. Y más aún si el padre también lo es.

Precauciones a tomar

En principio, evitar la exposición a los alérgenos. No salgas a la calle en días muy ventosos y cierra las ventanas si tu alergia es al polen. Sé muy cuidadosa con la limpieza del hogar para evitar alergias al polvo. No entres en contacto con animales domésticos, y por supuesto, evita comer aquellos alimentos que en algún momento te han producido algún tipo de reacción. Con respecto a la medicación, ni la interrumpas ni comiences a tomarla sin una indicación del médico, quien sopesará riesgos y beneficios del tratamiento tuyo puntual durante tu embarazo.