Embarazo: Ansiedad o Felicidad » LetsFamily
Embaraza ansiedad o felicidad

Embarazo: Ansiedad o Felicidad

No podemos juzgar a las mujeres sobre lo que se debe o no se debe sentir en el embarazo, cada mujer es diferente y se encuentra en etapas distintas de la vida cuando se produce este fenómeno que en la mayoría de los casos, es maravilloso.

A lo largo de la literatura determinados estudios han demostrado que el rango de depresión en mujeres es más alto que en hombres. Además, hay determinadas situaciones como el embarazo, el aborto, la infertilidad y el periodo post-parto que afectan el estado emocional de la mujer incrementando la presencia de trastornos afectivos (Llewellyn, Stowe y Nemeroff, 1997). No todas las reacciones son las esperadas, incluso algunas mujeres se sorprenden de cómo se lo están tomando cuando era la ilusión de sus vidas.

Berthiaume, David, Saucier y Borgeat (1998) llevaron a cabo un estudio, en el que evaluaron la sintomatología depresiva de un grupo de 350 mujeres a principios del segundo trimestre de gestación. Los resultados del estudio indican que las mujeres con mayor apoyo social y autoestima son las que presentan niveles más bajos de depresión pre-parto.

En todos los casos, pero en especial en estos, se debe cuidar a la mujer y apoyarla más de lo normal, en la vida, los miedos están presentes en muchas de nuestras decisiones y en el embarazo pueden que desaparezcan o puede que se acentúen.

Aunque los familiares y amigos cuiden a la embarazada, ésta tendrá que aprender a cuidarse y mimarse de manera especial, haciendo cosas que le hagan sentirse bien, hablando con mujeres que se encuentren en su situación o con especialistas, realizar alguna actividad que le ayude a conectar con su bebé (Yoga; meditación). Ver, oir y escuchar cosas divertidas sobre el embarazo que ayuden a quitar presión.

Una de las cosas que las mujeres cuentan que más les ayuda, es escuchar el latido de su bebé en una ecografía, o verle su carita, eso les da fuerzas para seguir luchando ante emociones que las secuestran y que no les dejan disfrutar de ese “Milagro”.

“No se pueden juzgar ni reprimir las emociones, hay que escucharlas, entenderlas y saberlas llevar”

Artículo ofrecido por Ecox4D
http://www.ecox4d.com/