El aceite de rosa mosqueta y almendras dulces en el embarazo » LetsFamily
embarazo

El aceite de rosa mosqueta y almendras dulces en el embarazo

Son dos clásicos de los tratamientos de belleza para embarazadas: tanto el aceite de rosa mosqueta como el aceite de almendras se emplean desde siempre para cuidar la piel durante la gestación.

Cuidado con los aceites naturales porque, como sucede con las infusiones y otros remedios naturales, no todos son inocuos durante el embarazo. Sin embargo, el aceite de rosa mosqueta y el aceite de almendras dulces sí pueden utilizarse para mejorar la elasticidad de la piel durante estos nueve meses. Se emplean fundamentalmente con dos fines: evitar las estrías en tripa, muslos y caderas por un lado, y masajear el periné para prevenir desgarros en el parto por otro.

Aceite de rosa mosqueta

El aceite de rosa mosqueta se extrae de las semillas de un arbusto silvestre de la familia de las rosas (Rosa moschata o Rosa Rubiginosa). Contiene antioxidantes, vitaminas (retinol y vitaminas C, E) y ácidos grasos esenciales (omega 6, omega 3, linoleico).

La rosa mosqueta mejora la pigmentación de la piel y es un excelente cicatrizante, por lo que ayuda a tratar y prevenir las estrías –uno de los grandes caballos de batalla en el cuidado de la piel durante el embarazo– y a suavizar las manchas y pequeñas marcas de la piel. Ojo, porque en ningún caso sustituye a una crema con factor de protección solar alto.

Al aplicarlo sobre la piel se crea una película protectora que ayuda a conservar la humedad de la piel y a mantenerla hidratada. Si lo aplicamos con un buen masaje, también estimulamos la circulación.

Aceite de almendras dulces

Este aceite posee también una alta concentración de ácidos grasos insaturados y vitaminas. Tiene potentes propiedades hidratantes sin obstruir los poros de la piel. Se emplea para mantener la piel elástica y jugosa y evitar las estrías. El aceite de almendras dulces es muy utilizado como base para otros aceites cosméticos naturales, y también se utiliza para dar masajes a los bebés.

Siempre son preferibles los aceites de almendras procedentes del prensado en frío, porque conservan mejor las propiedades.

La importancia del masaje

A la hora de prevenir las estrías, tan importante como el aceite que elijamos es el masaje con que lo aplicamos. Hay que hacer suaves  movimientos concéntricos alrededor del ombligo con las yemas de los dedos, y ser constantes en el tratamiento: con hacerlo una vez al día, después de la ducha, es suficiente para prevenir los pequeños desgarros de las fibras colágenas que son las estrías.

En cuanto al masaje perineal, se recomienda realizarlo a diario a partir de la semana 32 de embarazo.