Embarazo: la primera ecografía » LetsFamily
embarazo
primera ecografía de embarazo

Embarazo: la primera ecografía

Sí, es cierto que muchas embarazadas no pueden esperar a las 12 semanas y acuden a un ginecólogo privado para hacerse una ecografía antes, alrededor de la semana 8, pero vamos a considerar como primera ecografía la de las 12 semanas. En primer lugar, porque es la primera que suelen hacer en la Seguridad Social. En segundo, porque en esta ecografía se obtiene mucha información relevante sobre la evolución del embarazo que hasta ahora era indetectable.

Puede hacerse por vía vaginal o abdominal. Las ecografías del primer trimestre suelen ser vaginales, porque el embrión es muy pequeño y una ecografía vaginal permite obtener imágenes con mayor resolución. En la semana 12 estamos ya entre el primer y segundo trimestre y el especialista decidirá en cada caso qué ecógafo utiliza. Las del segundo y tercer trimestre suelen ser abdominales.

Sea como sea esta primera ecografía, es un método diagnóstico seguro y no perjudica a tu bebé.

La referencia de las 12 semanas es aproximada. Esta prueba diagnóstica puede realizarse entre las semanas 11 y 13, y es perfectamente normal. ¡Tened paciencia!

¿Qué observa el ginecólogo en esta primera ecografía?

El número de embriones

Si esperas un bebé o bien gemelos o mellizos, en función de si los pequeños embriones están en una sola bolsa o en dos.

El latido del corazón

Se comprueba que el corazón late y  lo hace de manera rítmica.

La fecha real de embarazo

Los cálculos que hacemos los futuros padres sobre cuándo se ha producido la concepción son siempre aproximados, ya que la fecha real puede “bailar” varios días. En esta primera ecografía se mide la longitud del embrión desde el cráneo a la rabadilla (es el valor CRL). Comparando esa medida con unas tablas, se determina la edad real del embrión.

Con esa fecha real de embarazo, tu ginecólogo te dará la fecha probable de parto.

Medición del pliegue nucal

La traslucencia o pliegue nucal es un acúmulo de líquido en la parte posterior del cuello del feto. Lo tienen todos, pero es mayor de 3 mm en el 70% de los fetos que tienen alguna alteración cromosómica. Sin embargo, no todos los fetos que muestran una traslucencia nucal aumentada en esta ecografía tienen síndrome de Down u otras alteraciones cromosómicas. Con este dato, un análisis de sangre de la madre y la edad materna realiza el llamado test combinado del tercer trimestre, triple screening o triple cribado, que permite diagnosticar estas alteraciones con tasa de acierto del 85-95 por ciento.

Posible malformaciones

Aún es pronto para percibir muchos problemas porque el embrión es muy pequeño, pero sí se valora, además del corazón, la evolución de cabeza, extremidades, estómago, vejiga etc.

También se valora el estado del útero, de la placenta y del líquido amniótico.