Embarazo y gastroenteritis » LetsFamily

Embarazo y gastroenteritis

¿Qué es la gastroenteritis y cómo se contagia?

Esta enfermedad es muy frecuente y en la gran mayoría de los casos no reviste de gravedad. Se trata de la inflamación de las paredes del intestino como producto de la acción de algún virus o bacteria. Puede contagiarse directamente de una persona que padece la enfermedad, así como por la ingestión de agua o alimentos contaminados. Generalmente dura entre 24 y 72 horas y luego se va sin dejar secuelas.

¿Qué síntomas tiene?

Los principales síntomas de la gastroenteritis son las náuseas, vómitos, diarrea, dolor de estómago, inapetencia. También pueden producirse dolores de cabeza y en algunos casos, fiebre. Las embarazadas son igual de proclives que el resto de la población a contraer esta enfermedad. Tal vez sientas sus síntomas más agudos debido a que, por tu estado, tienes el sistema digestivo más sensible y eres más propensa a trastornos como las náuseas.

¿Puede afectar al bebé?

En principio debes quedarte tranquila de que no. La gastroenteritis no se transmite al bebé y no va a afectar tu embarazo el pasar 24 horas sin comer alimentos. De lo que sí debes cuidarte si estás embarazada mientras cursas la enfermedad es de la deshidratación. Por la diarrea y los vómitos, tu organismo pierde agua y sales minerales. Debes reponerlas bebiendo mucho líquido (pueden ser bebidas isotónicas). El problema es que algunas embarazadas no toleran ni siquiera el agua. Una posible solución es hidratarse chupando cubitos de hielo.

Pasos a seguir

A medida de que los síntomas vayan cediendo, puedes comenzar a incorporar los alimentos de a poco. Un par de días de dieta blanda (con arroz, caldo, verduras hervidas, manzana rallada, pechuga de pollo, etc.) te sentarán muy bien. Recuerda hacer reposo durante todo el tiempo que te dure el cuadro para ayudar a tu cuerpo a recuperar energías.

Cuándo acudir al médico

Si el malestar no cede después de 48 horas, si tienes fiebre muy alta o muy persistente, o si al evacuar encuentras sangre o mucosidades, acude de inmediato al médico. Es posible que te mediquen con una solución inyectable para cortar los vómitos y la diarrea, o también con antibióticos llegado el caso, pero nunca debes automedicarte, y menos estando embarazada.