Dudas embarazo » ¿Acabas de saber que estás embarazada?
embarazo
dudas-embarazo

¿Acabas de saber que estás embarazada? Dudas embarazo

La noticia de que estás embarazada suele suponer una gran alegría, pero casi en el mismo momento en que los confirmas lo habitual es que empieces a tener centenares de dudas.

¿Afectarán las tres copas de vino de la cena del mes pasado al bebé? ¿Debería dejar de ir al gimnasio? ¿Tengo que abandonar ya los embutidos? ¿Estaré siempre tan cansada? ¿Debo comer más? En este artículo respondemos a las dudas más frecuentes. ¡Y enhorabuena!

 

Dudas embarazo:

¿Qué pasa con el alcohol?

Suele ser uno de los primeros miedos de las embarazadas si han tomado algo de alcohol sin saber todavía que ya esperaban un bebé. Algo bastante habitual, porque aunque sepas que no puedes beber alcohol estando embarazada, esas semanas que transcurren entre la concepción y la confirmación de que efectivamente tendrás un hijo no solemos comportarnos como embarazadas precisamente porque aún no sabemos que lo somos. Si es tu caso, tranquila. Efectivamente, a partir de ahora la recomendación del ginecólogo es que no pruebes el alcohol. Pero si lo hiciste hace una semana o dos y todo está en orden, no le des más vueltas porque tu embarazo marcha bien.

Durante las dos primeras semanas tras la fecundación el embrión sólo seguirá su camino si está bien.

En caso de que las células estén dañadas, ya sea por alcohol, por medicamentos o por enfermedades, estas no se dividen y tiene lugar lo que se conoce como aborto involuntario, del que puedes incluso no percatarte. Si no es así, puedes estar tranquila porque nada ha dañado al futuro bebé. Pero eso sí: a partir de ahora tocará brindar con bebidas sin alcohol.

¿Puedo tomar jamón?

Hasta que no te hagan la prueba que confirme si has pasado o no la toxoplasmosis, lo mejor es evitar el jamón, el chorizo, el salchichón y el resto de carnes crudas que no hayan pasado por el proceso térmico que acaba con el parásito. Sin embargo, si te mueres por una loncha de jamón serrano, no todo está perdido. Es posible acabar con el parásito congelando el jamón a una temperatura de -20º durante unos tres días.

Otro producto del que debes apartarte hasta dentro de unos meses es el pescado crudo

Aunque seas muy fan de los restaurantes japoneses. La razón es preventiva, y se trata de evitar el anisakis, con el que también se acaba a través de la congelación. Si vas a comer pescado crudo de todas formas, se recomienda congelarlo a una temperatura de unos -20 ºC durante las 72 horas previas a su consumo.

¿Debería dejar de ir al gimnasio?

El deporte no es una amenaza para el futuro bebé, al menos si tienes en cuenta alguans recomendaciones básicas. De hecho, los especialistas aconsejan ejercitar el cuerpo durante el embarazo de forma que esté más preparado cuando llegue el momento del parto. Sólo tienes que saber que no es bueno que tu temperatura corporal se eleve demasiado, lo que no quiere decir que no puedas sudar sino que evites ir demasiado abrigada y controles el nivel de intensidad de los ejercicios. También es importante mantener el ritmo cardíaco bajo control, lo que significa que puedes llegar a respirar con fuerza y sentir calor siempre que todavía puedas hablar con comodidad.

¿Tengo que comer más?

Las embarazdas tan sólo necesitan alrededor de unas 180 calorías más. Y si hacen menos ejercicio que antes, ni siquiera eso. Lo que sí es importante es comer sano ingiriendo muchas frutas y verduras además de pan y cereales a poder ser integrales. También es importante recordar que el futuro bebé necesita calcio, ácido fólico y hierro, aunque es probable que tu médico te recete los complementos nutricionales que necesites.

¿Estaré cansada todo el embarazo?

Uno de los signos más llamativos, y por el que muchas mujeres sospechan que están embarazadas, es el cansancio. Los especialistas achacan ese cansancio a que el organismo produce más sangre para enviarle nutrientes al bebé, haciendo que el corazón y los órganos involucrados trabajen más de lo habitual. Lo mejor es que no luches contra ese cansancio porque si tu cuerpo pide descanso es que es eso lo que necesita. La buena noticia es que, por lo general, el cansancio desaparece en el segundo trimestre, aunque puede volver en la etapa final del embarazo.