¿Estás a punto? Síntomas (no médicos) que te indican que tu bebé está a punto de nacer

Comentar: (0)

Compartir:

Síntomas (no médicos) que te indican que tu bebé está a punto de nacer

Los últimos días antes de dar a luz pueden hacerse muy largos. Esa sensación de que parece que vamos a explotar de un momento a otro puede ser bastante rara. Aquí, unos cuantos síntomas no médicos inconfundibles para saber que pronto tendrás a tu bebé en brazos.

No haces planes

Con tantos cambios ocurriendo dentro de tu cuerpo a veces olvidas que la vida sigue “ahí fuera”. Cuando los amigos hablan de hacer algún plan que implique estar a más de cinco minutos del hospital donde vas a dar a luz la respuesta siempre es no. Y cuando la gente te pregunta qué vas a hacer este fin de semana, respondes: “No se... a ver..., ¿parir?”.

Tienes el síndrome del nido

Con esa barriga tamaño XL y la cabeza del bebé abriéndose hueco estás para el arrastre, sin embargo tu pareja te encuentra pasando la aspiradora a las tres de la mañana. ¿Qué te pasa? El síndrome del nido te empuja a que todo esté perfecto para cuando tu polluelo aterrice en casa. Limpiarás su cuarto mil veces, lavarás y ordenarás su ropa otras tantas, cocinarás comida para un regimiento... Si una fuerza imparable te acerca a la aspiradora es que el día D está cerca.

Estás hinchada como un globo

Y no solo los tobillos (que hace tiempo que desaparecieron) o las manos (los anillos hace días que no entran). Donde más se nota es en la cara. Esto no tiene muchas base científica, pero cuando estas a punto de parir la cara se hincha de una forma muy peculiar y si sales a la calle seguramente la gente te diga que tienes cara de parturienta (tampoco hace falta ser un lince visto el tamaño de la barriga, te darán ganas de contestar). Aparte de la sabiduría callejera, la hinchazón en el embarazo es completamente normal y se debe a una mala circulación de la sangre y al incremento de algunas hormonas como la progesterona o el estradiol.

Tus hábitos de cuidado personal mejoran inesperadamente

Las palabras depilación o pedicura llevan semanas (y hasta meses) fuera de tu diccionario. Al fin y al cabo, con la barriga hace ya tiempo que dejaste de ver lo que hay “ahí abajo”. Sin embargo, de pronto te entran muchas ganas de estar presentable por si acaso. Aquí hay que recurrir a alguna amiga de confianza o bien a ayuda profesional para que adecente nuestra mitad inferior.

Eres prácticamente un muerto viviente

El cansancio hace mella en el tercer trimestre. Pueden aparecer los dolores articulares y a muchos bebés les da por ir haciéndose hueco entre las caderas, lo que nos da ese típico andar de pingüino al final del embarazo. Si estás del sofá a la cama y de la cama al sofá y durmiendo siestas a las horas más intempestivas no te preocupes. Simplemente se acerca el gran día y tu cuerpo está ahorrando fuerzas para la “maratón” física que implica dar a luz.

 

 

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 
5

Average: 5 (1 vote)

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados

Permitir cookies