Estreñimiento en bebés » LetsFamily » ¿A qué se debe?
estreñimiento-en-bebés

Estreñimiento en bebés

El estreñimiento en bebés es normal en sus primeros meses de vida, sobre todo, cuando el bebé no toma leche materna.

Estreñimientos en bebés:  ¿qué medidas debo tomar?

Vigilia los síntomas

Lo mejor para saber si el bebé está estreñido es fijarse en la consistencia de sus deposiciones y no tanto en su frecuencia. Si lo está, la caca será seca y dura y el bebé estará tenso o dolorido en el momento que quiera evacuar y vea que no puede. Otros síntomas que pueden derivar del estreñimiento son la falta de apetito, incomodidad y, sobre todo, flatulencias o cacas malolientes.

Cambios en la alimentación

Es una de las principales causas de que un bebé sufra estreñimiento ya que su sistema digestivo debe aprender a digerir nuevas sustancias, como las que incluyen las leches de sustitución o los cereales. No te sorprendas si tu bebé tiene un poco de estreñimiento a medida que incorpores más alimentos sólidos a su alimentación. Es fácil que suceda debido a que el cereal de arroz, habitualmente la primera comida que se da a un bebé en este periodo de transición, es bajo en fibra. El estreñimiento puede también ocurrir cuando dejas de amamantar a tu bebé, debido a que esto algunas veces provoca deshidratación.

Los bebés que toman pecho de manera exclusiva rara vez sufren de estreñimiento. La leche materna tiene el equilibrio perfecto entre grasa y proteína, por eso produce heces que casi siempre son blandas, incluso cuando un bebé no evacúa por varios días.

Si tu bebé toma leche de fórmula, es posible que algún ingrediente en la fórmula le produzca estreñimiento. El componente de proteínas que se encuentra en diferentes fórmulas puede ser lo que provoque el estreñimiento.

Pregúntale al pediatra si puedes cambiar de marca. Si el pequeño se deshidrata, su sistema reaccionará absorbiendo más líquido de todos los alimentos y fluidos que ingiera, así como también de los excrementos que están en sus intestinos. En consecuencia, hará heces duras y secas con dificultad.

Otro motivo es que, para evitar el dolor al expulsar las heces, algunos bebés detienen subconscientemente los movimientos intestinales, haciendo que las heces se deshidraten y cueste más expulsarlas cuanto más tiempo pasa.

 

Cómo actuar

Si utilizas una fórmula láctea, asegúrate de que las proporciones son correctas (por cada cacito de leche en polvo se utilizará 30 ml de agua). Utiliza un aceite de bebés para masajear suavemente su tripa en movimientos que simulen los de las agujas del reloj. Comprueba siempre que el bebé está relajado y contento con el masaje.

Realiza con sus piernas movimientos tipo pedaleo de bicicleta para despejar cualquier obstrucción intestinal. Además, en el caso de que tu bebé tenga más de 6 meses y esté alimentado con leche de fórmula, existen algunas específicas contra el estreñimiento (las llamadas AE).

Los baños calientes son también de ayuda para los movimientos intestinales. Una vez esté seco, ponle cremita para el culete en los alrededores del ano para calmar el dolor y evitar que se produzcan irritaciones. En cualquier caso, si tu bebé sufre estreñimiento acude a tu profesional sanitario y sigue su consejo.

 

Cuidado con automedicarle

Todos los bebés llegan a estar dos o tres días sin defecar; muchos están cinco o siete días. Si lo hacen sin esfuerzo ni dolor, no es estreñimiento. No des al bebé zumo de naranja, ni agua, ni hierbas, ni laxantes, ni le metas el termómetro por el culito, ni el ramito de perejil, ni supositorios. No hay que hacer nada si la consistencia de sus heces es normal, porque hará caca solo cuando lo necesite.