Guía para una lactancia exitosa en verano

letsfamily -
27/12/2021 - Tiempo de lectura 4 mins
amamantar

¡Por fin llegó el verano! Es cierto que este verano va a ser muy diferente a los veranos de años anteriores. La crisis sanitaria, el confinamiento, la desescalada… una situación especial que nos va a hacer replantearnos cómo será nuestro verano. Sin embargo, hay otras cosas que siempre se mantienen invariables en verano. Muchas madres, con el verano y las altas temperaturas, se preguntan si es mejor continuar con la lactancia en verano. La respuesta es que en verano es más importante que nunca continuar con la lactancia materna para que el pequeño no se deshidrate, siendo igualmente importante que la mamá se hidrate y alimente correctamente en esta época del año. A continuación, te dejamos una guía para poder llevar una lactancia exitosa en verano.

Y es que la leche materna es un alimento saludable y se recomienda que, durante el primer medio año de vida, el bebé tome la leche de la madre a demanda, cuando el pequeño lo pida. Con el verano y las altas temperaturas, el riesgo de deshidratación es mayor, por lo que la leche materna es imprescindible para saciar la sed del bebé, pues contiene un 85 % de agua.

 

Guía para una lactancia exitosa en verano

Estas son algunos de los consejos para que la lactancia en los meses de verano sea más fácil:

  • Hay que estar atentos a algunas señales que emitirá el bebé y que nos indican que tiene sed: cabeceos buscando el pecho, sacar la lengua o llevarse la mano a la boca son sólo algunas de estas señales. Como último recurso el bebé llorará, pero es conveniente darle el pecho con las primeras señales y evitar que llegue hasta el llanto.
  • Eliminar los horarios estrictos y las tomas controladas, es decir, cuando el pequeño lo pida. Con las altas temperaturas el bebé suda más y sufre riesgo de deshidratación, la leche materna le proporciona el líquido que necesita. No hay que seguir horarios fijos. Puede ser que haya momentos que lo que el bebé desea es saciar su sed y otras veces que lo que tenga es hambre.
  • Un consejo importante es buscar el lugar de la casa más fresco para dar las tomas al bebé. Deja las persianas y las puertas de la habitación más fresca de la casa cerradas y utiliza esta habitación para dar de mamar al bebé. Posiblemente cuando el pequeño demande una toma, esa habitación esté realmente fresca y ni la madre ni el bebé sudarán mientras se produce esa toma. Si pones el aire acondicionado, comprueba que el chorro no da directamente al pequeño.
  • A veces, y en los días de más calor, conviene que la madre se dé una ducha para refrescarse.
  • Si estamos en el exterior, buscar un lugar en el que estemos protegidos del sol. Siempre es conveniente que la madre tenga una botella de agua al lado para hidratarse.
  • Una opción para evitar el calor del roce de la piel es poner una tela fina de algodón entre la madre y el niño.

 

Cuidados para la mamá

Como decíamos al comienzo, es importante que la madre también se mantenga bien hidratada en los momentos de más calor del verano. Y es que no sólo las altas temperaturas hacen que la necesidad de hidratarse sea mayor, sino también el hecho de que al amamantar se segrega una hormona llamada oxitocina, que provoca sed. Algunos consejos para las madres que tienen que dar el pecho en verano son:

  • Se aconseja beber entre 2,5 y 3 litros de agua al día y beber un vaso durante la toma. También se puede alternar el agua con zumos naturales o infusiones frías sin teína.
  • Evitar los refrescos azucarados y/o con gas.
  • Se recomienda el consumo de frutas que aporten una cantidad extra de agua como el melón o la sandía.
  • En la dieta, incluir verduras, hidratos de carbono como cereales integrales, proteínas del pescado y grasas saludables como las del aguacate.
  • Seguir una alimentación saludable y mantener en todo momento una correcta hidratación, llevando siempre una botella de agua contigo allá donde vayas.

 

Lactancia y viajes

Debido a la situación de confinamiento que hemos sufrido en estos meses, muchas madres realizarán este verano el primer viaje largo con el bebé. Para las madres que estén dando el pecho y tengan planeado viajar pueden seguir algunas recomendaciones.

Quizás este año sea un buen año para planificar unas vacaciones tranquilas dentro de España. La dificultad para viajar al extranjero hace que se antoje como idóneo la posibilidad de unas vacaciones de turismo rural o en la naturaleza con el bebé. Alejarse del estrés y disfrutar de los días de vacaciones con el niño al aire libre puede ser una opción muy interesante tras tantos meses encerrados en casa entre cuatro paredes.

Si decides realizar el desplazamiento en coche sería conveniente que planifiques bien el viaje y que busques posibles lugares de tu ruta donde poder parar a dar de mamar al pequeño y donde podáis descansar. Incluso, si el viaje es demasiado largo, una opción es buscar una casa rural o un hotel donde podáis hacer una noche antes de continuar el viaje. Tampoco es necesario tomarse estas vacaciones como una época en las que hacer mil y una actividades. La máxima de estas vacaciones debería ser la de disfrutar de la familia y del bebé sin ningún tipo de estrés y dejando las prisas a un lado.

 

 

Te enviamos a tu domicilio una CANASTILLA PARA TU BEBÉ con muestras de las primeras marcas ¡GRATIS!

¡LA QUIERO!

¿Te ha gustado el artículo?

Índice de contenidos