Hay molestias comunes en el posparto, por suerte, ¡tienen solución! » LetsFamily

Hay molestias comunes en el posparto, por suerte, ¡tienen solución!

A veces, ocasiona muchas molestias, pero hay solución.

Uno de los cambios grandes a los que tendremos que acostumbrarnos es al cansancio: el bebé duerme a deshora, el niño quiere comer muchas veces por lo que prácticamente es imposible dormir más de tres horas seguidas, vienen demasiadas visitas y, a veces, las mamás pueden tener anemia por la pérdida de sangre en el parto. Para ello, debemos acostumbrarnos a los ritmos del bebé e intentar descansar cuando ellos lo hagan.

La episotomía es una molestia que pueden tener muchas mujeres. Se trata de un corte que se realiza en el periné cuando se va a dar a luz para facilitar el expulsivo y después se cierra con puntos. Normalmente, se caen solos a los siete u ocho días.

Para evitar que se infecten es importante tener una buena higiene y lavar los genitales entre dos y tres veces al día. Es mejor la ducha que el baño porque así prevendremos la entrada de gérmenes. Después del lavado es muy importante secar bien la zona para que los puntos cicatricen.

Entuertos. Después de dar a luz, el útero tiene que recuperar su tamaño original y lo hace mediante contracciones, que pueden provocar molestias, similares a las de la menstruación. En el primer parto son más débiles, sin embargo, cuando se tienen más hijos son más grandes.

Durante los tres o cuatro días que duran los entuertos, más o menos y dependiendo de la mujer, podemos tomar un analgésico sin que este influya en el bebé o en la leche que le estamos dando, aunque siempre es conveniente consultar al médico.

Escapes de orina. Es algo muy normal, porque el suelo pélvico sufre mucho durante el expulsivo. La incontinencia urinaria puede durar unos quince días, sin embargo, si no se toman las medidas para fortalecerlo, este número puede ampliarse.

Para ello, lo mejor es fortalecer los músculos del suelo pélvico con los ejercicios Kegel. Estos ejercicios consisten en cerrarlos con fuerza, como si quisiéramos interrumpir la salida de la orina. Se mantiene apretado unos segundos y se suelta; esto se repite varias veces al día.

Estreñimiento. El parto como tal no lo provoca, sin embargo, hay mujeres que tienen miedo de ir al baño por temor a que se suelten los puntos de la episiotomía. Otra de las razones del estreñimiento es la vida sedentaria o una alimentación poco adecuada.

Para prevenir el estreñimiento, lo de siempre: frutas, verduras y mucho agua. Si persiste, podemos acudir al médico y este quizás nos recete algún laxante suave. Es importante que este sea recetado por el médico para que no perjudique la leche materna.

Otro de los problemas comunes son las hemorroides. Se suelen producir en el expulsivo, por los esfuerzos realizados. Mientras tengamos los puntos de la episotomía, es mejor no poner cremas porque pueden causar algo de infección. Hasta que se vayan, tenemos que llevar una buena higiene, lavándonos bien después de ir al baño.

Tener el pecho dolorido en el posparto es normal. El bebé puede no mamar lo suficiente o coger mal el pecho ocasionando la inflamación de los mismos –mastitis- o apareciendo grietas en los pezones.

Para solucionar esto es conveniente pedir ayuda, para aprender a amamantar con la mejor postura posible: la matrona, las enfermeras…cualquier persona nos puede ayudar y así, si el bebé succiona bien, las molestias pueden remitir.

Las grietas en los pezones se solucionan hidratándolos: podemos poner un poco de leche materna después de la toma y dejar el pecho al aire hasta que se seque bien.

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

Una canastilla gratis para tu bebé