Hiperémesis gravídica: Nauseas graves durante el embarazo » LetsFamily
hiperemesis gravídica

Hiperémesis gravídica: Nauseas graves durante el embarazo

Los vómitos y las náuseas son síntomas bastante comunes durante el embarazo. Pero cuando estas náuseas y vómitos son intensos y persistentes pueden llevar a la deshidratación, la pérdida de peso y desequilibrios electrolíticos. Cuando se da esta situación, se denomina hiperémesis gravídica. Suele ocurrir durante el primer trimestre de la gestación y en algunos casos puede llevar al ingreso hospitalario. Pero al contrario que las náuseas habituales de cualquier embarazo, la hiperémesis gravídica persiste en el tiempo, incluso más allá de las primeras 20 semanas.

Síntomas y tratamiento de la hiperémesis gravídica

Sus síntomas son: vómitos constantes y persistentes (habitualmente con presencia de sangre) pérdida rápida de peso, deshidratación, fatiga, más salivación de la habitual, estreñimiento, dolores abdominales y trastornos del sueño.

A pesar de no ser una enfermedad muy común, cualquier mujer embarazada puede padecer hiperémesis gravídica.

Las probabilidades de sufrir esta afección se incrementan ligeramente en el caso de estar esperando gemelos (o más bebés), si han tenido el problema en embarazos previos o si las futuras mamás son propensas a los mareos por movimiento. Otros factores que pueden aumentar el riesgo de sufrir esta complicación son la obesidad y el haberse quedado embarazada a una edad muy joven.

Esta enfermedad no suele afectar a la salud del bebé, salvo que la pérdida de peso de la madre llegue a ser muy severa. Sin embargo, si la hiperémesis gravídica no es tratada adecuadamente, puede causar complicaciones para la salud de la mujer: úlceras estomacales, depresión, trastornos hepáticos…

Para tratar los vómitos la embarazada debe seguir una serie de indicaciones:

  • Comer en pequeñas cantidades alimentos con sabores no demasiado intensos,
  • hacer comidas frecuentes y poco copiosas,
  • evitar los alimentos grasos
  • descansar bien.

El médico, además, puede recetarte medicación para frenar los vómitos o recomendarte tomar suplementos de vitamina B6 para aliviar las náuseas.