Homeopatía para embarazadas » LetsFamily
Homeopatía embarazo

Homeopatía para embarazadas

¿Qué diferencia a la homeopatía de la llamada medicina convencional? ¿En qué sentido puede ser la homeopatía importante para embarazadas?

¿Qué es la Homeopatía?

El objetivo de la homeopatía es aliviar no solo los síntomas más superficiales sino también conseguir una curación duradera en el organismo. Su fundador, el médico y farmacéutico alemán Dr. Samuel Hahnemann, desarrollaron los fundamentos del método. A continuación se siguió desarrollando la homeopatía hasta el día de hoy.

La palabra homeopatía se compone de las palabras griegas homoios (= similar) y pathos (= sufrimiento), con lo que hemos llegado a los fundamentos básicos de la homeopatía, el principio de la similitud. Hahnemann descubrió mediante pruebas en sí mismo, que un medicamento homeopático preparado de forma gradual mediante dilución o distribución, puede curar las dolencias que provocaría, en una concentración más fuerte o incluso venenosa.

Esto significa, que por ejemplo las dolencias que provocaría una picadura de abeja (dolor, hinchazón, calor, trastornos de la circulación), podrían mejorar rápida y completamente, tomando veneno de abeja (“Apis”) preparado de forma homeopática, es decir altamente diluido. Además‚ y esto es de gran importancia, este preparado cura dolencias de este tipo o parecidas, incluso si no fueron provocadas por una picadura de abeja. Por lo tanto “Apis” puede curar también articulaciones hinchadas, que provocan también un dolor agudo o una sensación de calor, pero que por ejemplo fue provocado por una inflamación de la articulación. No obstante un diagnóstico correcto sigue teniendo gran importancia para la terapia.

Diferencias con respecto a la “medicina convencional

La diferencia entre la “homeopatía” y la “medicina convencional” consiste, en que los medicamentos convencionales combaten los síntomas de enfermedades de forma directa y los medicamentos homeopáticos estimulan la autorregulación (“autocuración”).

En el tratamiento con “medicamentos convencionales” el objetivo es influir en síntomas patológicos y eliminarlos. Se realiza mediante medicamentos que tienen efecto sobre determinadas funciones del organismo. En enfermedades crónicas es necesario un tratamiento “sintomático” duradero con el medicamento para alcanzar el éxito deseado. Por el contrario, la medicina homeopática se entiende como tratamiento de regulación que provoca un impulso concreto, al que sigue una reacción por parte del organismo. Se produce una activación de los mecanismos que regulan y curan (físicos y/o mentales). El objetivo no es por lo tanto solo la eliminación de síntomas patológicos, sino influir sobre la “función” perturbada, que provoca la aparición de estos.

Homeopatía para embarazada

Los medicamentos homeopáticos provocan estímulos muy pequeños e inmateriales sobre el organismo, autorregulando las funciones perturbadas o enfermedades. Como resultado no sólo se pueden aliviar molestias individuales (por ejemplo “contracciones preparto”), sino que se alcanza una mejora general del bienestar lo que puede ser una ventaja para el bebé durante el embarazo. Se pueden tratar tanto las molestias típicas del embarazo como el malestar general y otras enfermedades generales durante el embarazo.

Ejemplos de tratamiento son el malestar y los vómitos, la acidez de estómago o resfriados. Los medicamentos se usan mucho para facilitar el parto y aliviar las molestias postparto como contracciones postarto o una mastitis.

Pero no olvides que si decides probar un método homeopático, quizás incluso por tu cuenta, deberías informar a tu médico sobre la enfermedad o la molestia que quieres tratar sobre todo si se trata de molestias fuertes (por ejemplo hemorragias) o no notas una mejora rápida y se repiten a menudo.
Por último, no debemos olvidar que la homeopatía no se puede autoadministrar, es prescripción de un médico homeópata.