Insomnio durante el embarazo

Comentar: (0)

Compartir:

El insomnio durante el embarazo

Si estás experimentando problemas para conciliar el sueño, frecuentes despertares nocturnos o sueño poco reparador durante tu embarazo, tranquila, es de lo más normal y afecta al 85% de las mujeres en algún momento de la gestación.

Las causas son variadas y pueden ser de origen físico (reflujo, ganas de orinar, dificultad para encontrar la postura por la barriga...) o psicológicos (temores a que el embarazo no salga adelante en el primer trimestre, miedo al parto en el tercero, miedo al cambio...). Detallamos el origen de estos problemas y te damos pistas para combatir al insomnio para vivir tu embarazo de forma más relajada.

Las causas son variadas y pueden ser de origen físico (reflujo, ganas de orinar, dificultad para encontrar la postura por la barriga...) o psicológicos (temores a que el embarazo no salga adelante en el primer trimestre, miedo al parto en el tercero, miedo al cambio...). Detallamos el origen de estos problemas y te damos pistas para combatir al insomnio para vivir tu embarazo de forma más relajada.

Problemas gastrointestinales

Se dan sobre todo en el primer trimestre. Las mujeres que tienen náuseas y vómitos pueden continuar con esa sensación de malestar durante la noche, impidiendo así su descanso. Para disminuir esta sensación sería conveniente cenar al menos una hora antes de irnos a la cama y procurar que sea ligera y con pocos alimentos grasos.

El reflujo es otro de los grandes enemigos de aproximadamente la mitad de las embarazadas a la hora de conciliar el sueño. Se caracteriza por ardor en el pecho o la garganta (acidez). La recomendación aquí sería llevar ropa ancha que no comprima el estómago y dormir con el tronco un poco elevado con algunas almohadas.

Orinar más de lo normal

Cuando estamos embarazadas aumenta el volumen de líquidos en nuestro cuerpo. Esto, unido a que, cuando más crezca el bebé, menos espacio hay en la vejiga porque está presionada con el útero, hace que las visitas al baño sean frecuentes tanto de día como de noche. Mantener el nivel de hidratación es fundamental para el correcto desarrollo del feto, así que la única recomendación sería no beber mucha cantidad de líquido cuando se acerque la hora de acostarse.

Dolores y molestias

El dolor de espalda es una de las molestias más comunes entre las embarazadas. Se produce por el incremento de la curvatura de la columna vertebral (hiperlordosis) sumado a otras variables como el sedentarismo, el aumento de peso o la falta de fuerza de la musculatura. Además del dolor de espalda, podemos sufrir calambres en pies y piernas, pinchazos... y, por supuesto, conforme la barriga vaya creciendo tendremos más dificultades para encontrar una postura cómoda para dormir.

La mejor postura para dormir durante el embarazo es de costado sobre el lado izquierdo porque se favorece la nutrición de la placenta y la función renal. Para prevenir el dolor de espalda y facilitar el sueño, en esta posición, prueba a colocarte un cojín entre las piernas para mantener una mejor posición de la espalda.

Causas psicológicas

El embarazo es una época maravillosa, pero llena de inquietudes. Aunque los miedos van cambiando a lo largo de los nueve meses, hasta que no tienes a tu bebé en brazos no acaba la incertidumbre. Durante el primer trimestre es normal (sobre todo si nos ha pasado antes) tener miedo al aborto o a si vendrá bien y, cuando vamos a salir de cuentas, nos preocupa cómo será el parto. Estas preocupaciones nos llegan hasta el subconsciente, de manera que es normal tener sueños rarísimos cuando estamos esperando un hijo, ¿cómo no van a afectar a la calidad de nuestro descanso?

Consejos útiles

Durante el embarazo están contraindicados los fármacos para dormir, así que habrá que recurrir a los remedios naturales para combatir al insomnio:

  • Evita las bebidas excitantes (té, café, refrescos de cola...)  y cámbialos por un vaso de leche caliente o una infusión (manzanilla, tila o poleo menta) antes de ir a dormir.
  • Realiza actividad física (a menos que te lo haya contraindicado tu médico): yoga, natación o simplemente caminar son actividades estupendas para la embarazada y su bebé.
  • Evita las actividades estresantes o trabajar antes de acostarte. Mejor leer un ratito de lectura antes de dormir que la pantalla del móvil o el tablet.
  • Realiza ejercicios de relajación sencillos como recorrer todo tu cuerpo visualizando cada parte desde los dedos de los pies hasta la cabeza como ritual del sueño.

Si te ha interesado este tema, lee el siguiente artículo:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados