La faja en el postparto » LetsFamily

La faja en el postparto

Nada más dar a luz, la tripa se queda flácida y necesita tiempo para volver al tono que tenía antes del embarazo.

Muchas mujeres se preguntan si deben utilizar faja después del parto, no para evitar que la zona lumbar se sobrecargue, que suele ser su uso más frecuente, sino recuperar la figura más rápidamente. Pero para esto es mucho más útil hacer abdominales cuando el periné se haya fortalecido (a las seis u ocho semanas del parto).

Durante los primeros días del puerperio el útero se puede palpar por encima del pubis, así que lo único que se consigue con una faja es comprimir la cavidad abdominal. Sin embargo, algunas mujeres se sienten más cómodas notando que el abdomen está recogido. Si es tu caso, utiliza una faja con velcro, de las que rodean la tripa y apriétala poco.

Te desaconsejamos las que son tipo braga o pantalón, porque impiden la transpiración y dificultan la cicatrización de la episiotomía.

Ten en cuenta que si el parto ha sido por cesárea, no debes ponerte faja hasta que la herida de la incisión haya cicatrizado por completo.

Durante el embarazo tu cuerpo ha sufrido cambios bruscos y ahora debe volver a su estado normal. No te impacientes con recuperar la figura. Acabas de dar a luz. Tienes un bebé precioso al que cuidar. Céntrate en lo que él necesita e intenta llevar una alimentación lo más equilibrada posible. Cuidar la alimentación y hacer algo de ejercicio serán tus mayores aliados.

Una canastilla gratis para tu bebé