La importancia de los lácteos en la lactancia » LetsFamily

La importancia de los lácteos en la lactancia

 

 

Esa cantidad recomendada puede ingerirse a través de diversas opciones, no es necesario tomar sólo leche (el equivalente sería unos cinco o seis vasos). Es posible, por ejemplo, comer 100 gramos de queso fresco o dos yogures. Puedes hacer múltiples combinaciones, como añadir el queso a las ensaladas y mezclar los yogures con frutos secos o miel. Los batidos de frutas también suponen una buena alternativa alimenticia. Eso sí, es esencial que los lácteos en la lactancia sean bajos en grasas, de manera que la flamante mamá pueda deshacerse de los kilos sumados en el embarazo (los especialistas recomiendan que no sean más de 12) en un corto período de tiempo.

 

 

Intolerancia a la lactosa

 

 

Está claro que los beneficios de tomar lácteos en la lactancia son muchos. Pero también es preciso adoptar ciertos cuidados a la hora de consumir este grupo de alimentos. En este sentido, es imprescindible prestar atención a las reacciones del niño después de comer, ya que podría haber desarrollado intolerancia a la lactosa. Si así fuera, el consumo de la leche y sus derivados por parte de la madre causaría gases, congestión, diarrea y otras afecciones intestinales al niño.

 

 

Los síntomas de la intolerancia a la lactosa pueden aparecer justo después de haber amamantado al bebé o, incluso, pasadas unas horas. En caso de que exista alguna sospecha de esta enfermedad, es indispensable acudir al médico para ponerle en conocimiento de la situación. Si se confirma la intolerancia, el profesional dará a los padres unas pautas para adecuar la alimentación del bebé a esta circunstancia. Esta reacción alérgica puede ser pasajera en algunos niños que, al crecer, pueden volver a tomar lácteos de forma normal. Los últimos estudios realizados sobre este tema revelaron que las personas hispanas, asiáticas y africanas tienen más probabilidades de padecer intolerancia a la lactosa.

 

 

Una canastilla gratis para tu bebé