Las mascotas y el embarazo

Comentar: (0)

Compartir:

Las mascotas y el embarazo

A ti que amas a los animales, y que sabes que tu familia empezó mucho antes de concebir a tu bebé, cuando ese ser especial que algunos llaman “mascota” pero que tú quieres como a nadie…

¿Te preocupa si convivir con un animal puede ser perjudicial para tu gestación, o para el bebé que está en camino? Aquí te damos algunos consejos según cuál sea tu mascota.

Perros

Son compañeros fieles, y durante el embarazo no será la excepción. Con frecuencia, el perro detecta el embarazo incluso antes de que la mujer lo sepa, gracias a que su olfato le permite detectar los más minúsculos cambios hormonales. Te seguirá a todos lados y te protegerá, estará muy atento a ti e incluso es posible que te advierta cuando estés a punto de ponerte de parto.

Es muy importante mantener al día su cartilla de vacunaciones y cuidar su higiene para evitar posibles infecciones.

Recuerda cuando haya nacido el bebé, hacerle partícipe del nuevo miembro de la familia. Para ello sería de gran ayuda, mientras la mamá sigue en el hospital, llevarle al perro algún objeto con olor del bebé para que se vaya familiarizando con los nuevos estímulos que están por llegar. Esto podrá evitar futuros conflictos en la familia.

Gatos

No faltarán algunos comentarios inoportunos  que te pregunten qué harás con el gato ahora que te has quedado embarazada. ¿El motivo? Se sabe que los gatos pueden ser portadores del virus de la toxoplasmosis , una enfermedad que puede ser muy peligrosa para el bebé si la contraes en este momento.

Debes saber que solo los gatos que ingieren carne cruda pueden portar el parásito (si tu mascota come pienso, es muy improbable). Tu médico te ordenará un estudio para saber si ya has padecido en algún momento la enfermedad y de ser así, estarás protegida durante tu embarazo, pues ya no la podrás volver a portar.

Si te realizan un test de taxoplasmosis y das negativo en dicho virus, tan sólo vigila darle una alimentación equilibrada y pedirle a otra persona (tu pareja, por ejemplo) que se ocupe de limpiar su cajón de arena. Y si el análisis da positivo estate tranquila porque existe un tratamiento antibiótico para este virus.

Recuerda que la taxoplasmosis también puedes contraerla al ingerir alimentos, como la carne cruda o poco hecha.

Roedores

Los hámsteres, los ratoncillos domésticos y los conejillos de indias son muy tiernos, pero son también portadores de virus como el LCMV (virus Coriomeningitis Linfocítico) que podrían afectarte durante tu embarazo. Evita cogerlos en manos, y mucho menos besarlos. Siempre debe ser otra persona quien se encargue de limpiar su jaula. Por otro lado, evita completamente el contacto con roedores silvestres, es fundamental que tengas cuidado si llega a haber alguna rata o ratón sueltos en tu hogar.

Aves y reptiles

Estas mascotas no son tan frecuentes, pero presentan un riesgo para embarazadas y niños pequeños y es que pueden transmitir la salmonella. Si tienes aves o reptiles en casa, intenta mantenerte alejada de ellos por un tiempo. Sobre todo, es importante que permanezcan en su jaula y no sueltos –jamás en la cocina-, que otra persona se encargue de alimentarlos y limpiar la jaula y que si llegas a tocarlos laves muy cuidadosamente tus manos con agua y jabón.

Recomendaciones finales para cualquier mascota: siempre asegúrate de que estén sanas y con las vacunas al día. Extrema la higiene de la mascota, de su entorno y lava bien tus manos al estar en contacto con ella. Es por tu bien y el de tu bebé.

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados

Permitir cookies