Las mejores posturas para el reposo

Comentar: (0)

Compartir:

Embarazo: Las mejores posturas para el reposo

Si durante algún momento de tu embarazo tu médico te indica reposo, has de saber que no es una situación fácil de atravesar. Si dura solamente unos días, no hay problema: es más, hasta quizás te entusiasme la perspectiva de ponerte al día con series atrasadas y de volver a leer durante horas sin ocuparte de tu trabajo ni de las tareas domésticas. Pero el reposo prolongado tiene sus consecuencias: además de la ineludible sensación de ansiedad y abatimiento, pueden aparecer problemas posturales, dolores de espalda, mala circulación en las piernas. ¿Cómo puedes proteger a tu bebé y, al mismo tiempo, paliar las consecuencias negativas?

Cuida tus piernas

Los músculos del cuerpo se debilitan después de pasar demasiado tiempo en cama. Por eso, después de un período prolongado de reposo absoluto, a la mujer le cuesta más volver a realizar las actividades cotidianas. Respecto a tus piernas, se suele aconsejar realizar masajes para activar la circulación. También pueden ayudarte los ejercicios isométricos, que consisten en contraer los músculos repetidas veces, para ejercitarlos sin necesidad de moverlos.

Mueve tus pies

Flexionar los pies alternando entre el talón y el empeine, rotar los tobillos, moverlos en forma circular o mover los dedos, todo ello te ayudará a mejorar la circulación. De todas maneras, en caso de reposo prolongado lo mejor es recurrir a un fisioterapeuta.

Mejor de lado

La mejor postura para permanecer en la cama es de costado, por supuesto que alternando entre lado y lado. Con ello evitas que el peso de la barriga comprima aún más tus venas. Utiliza todas las almohadas que necesites para encontrar una postura que te sea cómoda. Para dormir en el embarazo, tanto cuando se hace reposo como si se lleva una vida normal, los doctores recomiendan hacerlo sobre el lado izquierdo.

¿Cómo le gusta al bebé?

En cualquier embarazo es importante que controles los movimientos del bebé, pero más aún en un embarazo de riesgo. Por eso, al hacer reposo procura colocarte en una postura donde sientas con claridad cómo se mueve tu bebé. Si sientes que se está moviendo menos que de costumbre, avisa a tu médico.

Otras recomendaciones

Una de las complicaciones del reposo absoluto durante el embarazo suele ser el estreñimiento. Para tratar de evitarlo recuerda mantenerte muy bien hidratada, bebiendo cerca de diez vasos de agua al día. Además, procura añadir a tu dieta alimentos ricos en fibra, como frutas y vegetales crudos, cereales integrales, etc. El médico podría indicarte un laxante suave de ser necesario.

Por otro lado, al estar en reposo necesitarás reducir tu ingesta calórica entre 200 y 300 calorías para no aumentar de peso más de la cuenta.

Con estas consideraciones podrás minimizar la incomodidad de pasar mucho tiempo en cama. Estás haciéndolo por tu bebé, ¡paciencia!

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados