Las varices y el embarazo » LetsFamily
embarazo

Las varices y el embarazo

Esto provoca en la mamá embarazada la aparición de varices de distinto tipo:

  • Varices producidas por la dilatación de las venas de los miembros inferiores y el agravamiento de las varices en las mujeres que ya las tenían antes de estar embarazadas.
  • Varices azules situadas en piernas o en regiones de los tobillos.

Hay várices que no molestan en absoluto u ocasionan sólo leves molestias, pero también pueden hacer que sientas pesadez o dolor en las piernas. La piel alrededor de una variz puede también picar, doler o arder. Los síntomas tienden a empeorar al final del día, especialmente si pasas mucho tiempo de pie.

A muchas mujeres les aparecen las várices por primera vez durante el embarazo o descubren que empeoran durante estos meses de espera. A medida que el útero crece, ejerce presión sobre la vena grande del lado derecho del cuerpo (la vena cava inferior), lo cual a su vez aumenta la presión sobre las venas de las piernas. Estas venas regresan la sangre desde las piernas hacia el corazón, de modo que, ya de por sí, la sangre circula en sentido contrario a la gravedad.

Tienden a mejorar después de dar a luz, particularmente si no las tenías antes del embarazo. Si no es así, existen distintas maneras de tratarlas.

Te damos los siguientes consejos:

  • Haz ejercicio todos los días. Aunque solo sea caminar a paso rápido, puede mejorar tu circulación.
  • Esfuérzate por permanecer dentro del peso recomendado para la etapa de embarazo en que te encuentras.
  • Levanta los pies y piernas siempre que puedas.
  • No cruces las piernas o tobillos cuando estés sentada. No permanezcas sentada o parada por periodos de tiempo prolongados sin hacer pausas para moverte un poco.
  • Duerme sobre el lado izquierdo con los pies sobre una almohada. Coloca otra almohada detrás de la espalda para mantenerte inclinada hacia la izquierda. Dado que la vena cava inferior está en el lado derecho, al acostarte sobre el lado izquierdo alivias la vena del peso del útero y así disminuyes la presión sobre las venas de las piernas y pies.

En la mayoría de los casos desaparecen después del parto, aunque si tienes varices importantes, deberías utilizar medias elásticas durante el parto y en las 48 horas posteriores. También en estos casos se aconseja levantarse lo antes posible después del parto, para prevenir complicaciones. Después del parto debes realizar un control con un médico especialista.