Lumbalgia, ciática y embarazo. Lo que necesitas saber » LetsFamily
embarazo
lumbalgia y ciática y embarazo

Lumbalgia y ciática en el embarazo

Una de las molestias que aquejan a buena parte de las embarazadas es el dolor de espalda. Pero el hecho de que sea frecuente no significa que debas aceptarlo sin más, ya que hay mucho que puedes hacer para aliviarte.

Lumbalgia, ciática y embarazo

La lumbalgia es el dolor que aparece en la zona lumbar, en especial al voltearse o doblar la cintura. Por su parte, la ciática es aquel dolor, hormigueo o adormecimiento de una de las piernas por la compresión del nervio ciático. Suele comenzar en la pelvis, extenderse hacia abajo por los muslos y repercutir también en las rodillas y llegar incluso hasta el pie. Sí, sabemos que es molesto e incómodo, pero nada fuera de lo habitual en este estado. Ambos son molestias sumamente frecuentes, en especial en el tercer trimestre de embarazo, y pueden darse juntas o por separado.

¿Cuáles son las causas de estas molestias en el embarazo?

Estas dolencias suelen aparecer por dos motivos: las hormonas y el crecimiento de la barriga. En primer lugar, las hormonas del embarazo naturalmente distienden los ligamentos, y relaja los músculos del abdomen. Para contrarrestar esto, los músculos de la espalda se tensan. Por otro lado, a medida que aumenta el peso del útero, tiendes a curvar más la espalda para compensar el cambio en el centro de gravedad, y esto también trae dolores.

También hay mujeres con mayor predisposición que otras a padecer lumbalgia y ciática (por ejemplo, si ya las has sufrido en embarazos previos, o si padeces de escoliosis).

¿Cómo se puede prevenir el dolor en la zona lumbar?

Como siempre, la mejor medicina es la prevención. Para ello, lo mejor que puedes hacer es cuidar tu espalda antes de padecer molestias: presta atención a tu postura, tanto al estar de pie como al sentarte (procura siempre usar un respaldo) y también al dormir (mejor hacerlo con suficientes cojines y almohadas que ofrezcan apoyo). Incluso un entrenador personal puede ser la solución para saber qué ejercicios conviene hacer dependiendo del mes de gestación te encuentres.

Recuerda escoger un calzado apropiado, que te brinde buen apoyo y que no tenga tacones altos, pero tampoco sea por completo plano. Un tacón de 3 a 5 centímetros es lo óptimo.

Otra buena medida es hacer ejercicio moderado, para mantener la musculatura fuerte, y también para no aumentar de peso más de la cuenta. Actividades como el yoga, pilates o la natación hacen maravillas por la espalda de cualquier embarazada, ¡y te mantienen activa, relajada y feliz!

Tratamientos de la lumbalgia y la ciática

Ahora, si ya sufres estos dolores, no te resignes a padecerlos hasta después del parto (cuando normalmente remiten por sí solos). Una cosa que te pedimos es que nunca te automediques.  Puedes aliviarte con medidas tales como aplicar calor en el área con almohadillas o duchas calientes, masajes prenatales (siempre por un masajista experimentado), acupuntura, etc. Si ves que el dolor va a más, consúltalo con tu ginecólogo. Un médico es el que decidirá sobre el tratamiento.