Vómitos y malestar durante el embarazo » Síntomas de embarazo
embarazo
vomitos

Malestar y vómitos durante el embarazo

Los cambios hormonales no sólo provocan cansancio, también cambian el sentido del olfato y el apetito provocando así malestar y vómitos.

Muchas mujeres sufren malestar (casi siempre por la mañana) y algunas también náuseas y vómitos. Lo que hasta ahora te gustaba, puede provocarte rechazo y en algunos casos hasta repugnancia.

Tener malestar y vómitos de vez en cuando, sobre todo en el primer trimestre, es algo completamente normal y no es motivo de preocupación. A menudo te pueden ayudar tratamientos de acupuntura o de acupresión o si las molestias son muy grandes, el médico te recetará un medicamento específico .

Después de aproximadamente doce semanas de embarazo, estas molestias van desapareciendo con o sin tratamiento, en la mayor parte de embarazadas. En caso de malestar constante, vómitos fuertes y muy repetidos, y molestias en general deberías informar a tu ginecólogo. Lo que sí exige un tratamiento es la llamada hiperémesis, es decir vómitos tan intensos y repetidos que pueden causar una desnutrición y deshidratación , pero se da muy pocas veces. En el último trimestre del embarazo el malestar puede ser indicio de una gestosis, por eso deberías consultarlo siempre con un médico.

Medidas

Alimentación

Por la mañana antes de levantarte deberías comer tranquila en la cama algo de pan tostado, un trozo o rebanadas de pan seco y beber una taza de manzanilla o un vaso de agua fría o caliente con una cucharada de vinagre de manzana o zumo de limón. A veces también ayuda beber algunos sorbos de leche.

¡Bebe mucho! * Haz caso a tu apetito y no comas (o bebas) nada que no te apetezca.

Toma mucha vitamina C, por ejemplo chupando un trozo de limón, bebiendo agua mineral con zumo de limón o de grosella.

Come en vez de pocas comidas grandes, varias comidas pequeñas con muchos hidratos de carbono y poca grasa (por ejemplo barritas de cereales, copos de avena).

Tienes que tomar también suficiente vitamina B, sobre todo B1 y B6, que se encuentran en cereales, arroz, nueces, plátanos, carnes de aves, pescado y aguacates. También puedes añadir a la comida extracto de levadura de cerveza o copos de avena.

¡Evita comidas muy condimentadas y grasientas!

El jengibre en dosis terapéuticas de 1 g/24 horas, también te puede ayudar, por ejemplo en forma de té(echar media cucharada de jengibre recién rallado en una taza y dejarlo reposar durante cinco minutos).

Si te gusta el sabor y lo soportas bien puedes empezar el día tomando una taza de té de jengibre con algo de glucosa o azúcar moreno. Si no te gusta el té o no tienes tiempo para prepararlo, también puedes comer caramelos de jengibre. Pero sólo deberías tomarlo durante los primeros dos trimestres del embarazo, porque podrían provocar contracciones posteriormente.

A algunas embarazadas les ayudan frutas como la piña o la papaya.

También puedes probar si te van bien los alimentos agrios como la chicoria o achicoria aunque el consumo de sus hojas, en ensalada o cocidas, no es habitual, ensaladas de recula, alcachofas o pomelo.

Tómate algo rico en proteínas antes de ir a dormir: por ejemplo palomitas de maíz con algo de levadura o arroz marrón con mijo. En caso de un malestar muy fuerte por la noche no deberías comer nada después de las seis de la tarde.

Remedios caseros

A algunas mujeres les ayuda el olor y el calor emitido por compresas de lavanda que se pueden colocar en la frente o en la barriga.

Prevención

Vete a dar un paseo largo todos los días.

Si necesitas un descanso intenta descansar un poco.

Duerme mucho.

Mantén una alimentación sana.

 

Consejos

 

Algunas mujeres soportan los alimentos líquidos mejor que los sólidos, algunas prefieren alimentos frescos y otras alimentos cocidos. Prueba qué es lo que te va mejor, aunque vaya en contra de costumbres que hayas tenido hasta ahora.

A lo mejor te gustan mezclas de aceites aromáticos (por ejemplo con olor a limón o a pomelo).

Intenta empezar el día algo más tranquila, igual puedes poner el despertador diez minutos antes.

Bebe algo inmediatamente después de despertarte pero sin levantarte de la cama.

Ventila la habitación después de levantarte.

También puedes probar algún medicamento homeopático. Pero en ningún caso es recomendable la automedicación ni siquiera de este tipo de medicamentos, primero consulta con tu médico.

Si mientras te lavas los dientes por la mañana te entran ganas de vomitar, prueba a desayunar fuerte. Utilizar un cepillo de dientes más pequeño o cambia la pasta de dientes. Si has vomitado espera media hora antes de lavarte los dientes otra vez, el ácido del estómago hace el esmalte dental más blando y más sensible

Los vómitos durante el embarazo también pueden tener que ver con la dificultad de acostumbrarse a la nueva situación desconocida. ¿Qué cosas te preocupan? Muchas mujeres intentan “reprimir” su miedo. Intenta hablar con tu matrona. Durante esas conversaciones pueden salir a la luz problemas, que se esconden detrás de tu malestar.