Manchas en la piel en el embarazo| Cloasma gestacional» LetsFamily
Cloasma: Manchas piel en el embarazo

Manchas en la piel durante el embarazo: Consejos para evitarlas

Sí, es normal que si estás embarazada te hayan aparecido algunas manchas oscuras en la piel del rostro. A este problema se le conoce como cloasma gestacional y consiste en la aparición de manchas amarillentas o color café en forma de mapa en determinadas zonas de la cara como la frente o las mejillas. No te preocupes, no es una enfermedad. Son manchas benignas pero antiestéticas.

Por lo general, en torno al tercer mes ya hay partes del cuerpo que suelen oscurecerse, como los pezones o incluso la cara interna de los muslos, además de que es bastante común que aparezca una línea vertical oscura que va del pubis al ombligo, la llamada línea alba.

¿A qué se debe el cloasma gestacional?

La causa principal son los cambios hormonales por los que pasa tu cuerpo en este período.

Los estrógenos en el embarazo hacen que aumente la producción de melanina en ciertas zonas de la piel. El cloasma tiene el mismo origen que otros cambios en la piel, como el oscurecimiento de los pezones o la aparición de la línea alba (que va desde el ombligo al pubis). Las manchas del cloasma suelen aparecer en la frente, los pómulos, la barbilla o sobre los labios de las mujeres embarazadas (si bien a veces surgen debido al uso de ciertos anticonceptivos, o en otras personas sin que haya embarazo de por medio).

Es más frecuente en mujeres jóvenes y en aquellas de tez morena, que de por sí producen más melanina.

La buena noticia es que estas manchas desaparecerán tras dar a luz en la mayoría de los casos. Sin embargo, puede no ocurrir lo mismo con las manchas que aparecen en la cara, generalmente en las mejillas, la zona alrededor del labio superior, la frente o el mentón.

Qué puedo hacer para prevenir las manchas de la piel?

Para evitarlas se recomienda el uso de protector solar, incluso en invierno. Pero si aún así las manchas han acabado por salir y tras el parto siguen sin desaparecer del rostro, es posible tratarlas. Los especialistas proponen seguir tres consejos:

Seguir usando alta protección solar.

Cada vez que salgamos a la calle, los rayos de sol, incluso los del otoño o invierno, pueden agravar el problema. Solo evitando que nos den directamente en la cara podemos lograr que las manchas vayan perdiendo intensidad. Por eso es fundamental acostumbrarse a incorporar la protección solar en la rutina diaria. Muchos maquillajes o cremas hidratantes ya lo incorporan, y pueden ser una buena opción para quienes no estén habituadas a la rutina del protector solar.

Jabones suaves

Todo lo que sea agresivo para la piel va a jugar en contra  del objetivo, que es hacer desaparecer esas manchas. Por esa razón conviene usar jabones suaves que no supongan ninguna amenaza para la piel.

Cuidado con las exfoliaciones y la dermoabrasión

A pesar de que es posible que hayas escuchado que las exfoliaciones y la dermoabrasión pueden ser útiles para unificar el tono de la piel, también pueden lograr que esta se irrite, lo que no ayuda a acabar con las manchas. De ahí que antes de someterte a cualquier tratamiento que incluya exfoliación o dermoabrasión, la mejor opción sea consultar con el dermatólogo.

¡Sorteamos una sillita de paseo Maxi - Cosi!