Mímate en verano

Comentar: (0)

Compartir:

Mímate en verano

El embarazo es una etapa llena de emociones. Son tantas cosas que podemos llegar a olvidarnos de la más importante: ¡disfrutarlo! 

Mímate en verano y disfruta de tu embarazo

El embarazo es una etapa llena de emociones. Los nervios de los primeros meses, prepararse para los cambios, organizarlo todo para la llegada del bebé... Son tantas cosas que podemos llegar a olvidarnos de la más importante: ¡disfrutarlo! Aprovecha el calor y el buen tiempo para darte una dosis extra de mimos.

Ejercicio placentero

Los paseos y la natación son las dos actividades más adecuadas para mantenerse en forma durante la etapa de gestación y el verano, la época ideal para disfrutarlas al aire libre. Caminar descalza por la arena no solo es un placer, también te ayudará a mejorar la circulación y evitar la hinchazón de los tobillos, una de las molestias más frecuentes en esta etapa.

Flotar en el agua fresquita es una de las actividades más relajantes que podemos realizar. La barriga y los kilos de más dejan de pesar y podemos desafiar a la gravedad haciendo “el muerto” y dejándonos llevar por las olas. Si nos animamos a dar unas brazadas, estaremos tonificando nuestros músculos y mandando un extra de oxígeno al bebé.

Dormir mucho

Remolonear en la cama por la mañana, echarse una siesta larga... El verano se presta a olvidarse de las prisas, tomarse las cosas con calma y...¡dormir! Eso que tanto se echa de menos cuando el bebé ya está con nosotros. Y ya que estamos en plan “tranqui”... ¿por qué no desayunar en la cama? Un auténtico placer y, para las mujeres que tienen náuseas, totalmente necesario, ya que comer algo sólido antes de ponerse en marcha suele ser un alivio para esta molestia tan común.

Un viaje romántico

Se llama “babymoon” y consiste en hacer una escapada romántica disfrutando de los últimos meses antes de ver ampliada la familia. Lo suelen hacer las parejas primerizas y eligen destinos románticos que suelen incluir cenas a la luz de las velas, masajes o sesiones de compras para hacerse con todo lo necesario para el bebé. La mejor época para irse de “babymoon” es el segundo trimestre, ya que las náuseas y otras molestias quedaron atrás y la tripa todavía tiene un tamaño que no resulta incómodo.

Darse un capricho

Comerse un helado en la playa o picar algo en una terraza son caprichos veraniegos que se disfrutan aún más este año en que en vez de meter barriga, la luces. Ni siquiera hace falta cometer excesos: la fruta madura, un gazpacho con tomates de temporada, pescado fresco a la brasa... el verano nos permite disfrutar de exquisiteces sin ganar excesivo peso y cuidando la salud.

Conectarse con el bebé

El embarazo es una etapa en la que nos ponemos en contacto con nuestra esencia más “mamífera” y muchas mujeres se sienten más conectadas con la naturaleza al verse como continuadoras del ciclo de la vida. En las vacaciones solemos visitar playas y parajes naturales. Aprovecha para respirar hondo, cerrar los ojos, dejarte acariciar por el sol y transmitirle todo tu amor a ese ser que está creciendo dentro de ti.

Si te ha interesado este tema, lee el siguiente artículo:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados

Permitir cookies