¿Mimos tras el parto? ¡Sí, quiero! » LetsFamily
cuidados en el posparto

¿Mimos tras el parto? ¡Sí, quiero!

Sí, las visitas preguntarán a la madre qué tal está. Pero es posible que hayan dejado de escuchar después de la segunda frase, cuando su mirada y su atencion ya están puestas en ese ser pequeñito y adorable al que quieren colmar de mimos. Una reacción que no tiene nada de malo: el bebé se merece que todos estén pendientes de él, de eso no hay duda. Pero la mayoría de las madres se sienten un poco desplazadas porque a pesar de que están agotadas, con algunos dolores y los temores propios de toda nueva etapa, nadie parece echarles una mano dedicándoles un poco de tiempo.

Por eso, además de repartirse las tareas con su pareja, agradecerán más que nunca que amigas cercanas o familiares se ofrezcan para ayudar de verdad. Esa ayuda eficaz consiste en intervenir para que no todo el trabajo recaiga sobre ella y al mismo tiempo, regalarle algunos mimos. Las mejores visitas serán las que se ofrezcan para alguna de estas cinco tareas:

 

  • Tiempo para descansar. Es el principal deseo de la mayoría de las recién estrenadas mamás: les encantaría que el día tuviera más horas para poder usar algunas de ellas para descansar. Por esa razón, si una visita llegara a casa para conocer al bebé y tras 10 minutos de charla le propusiera a la madre que se fuera tranquilamente a dormir un rato, que ya se quedan ella o él con el bebé, le harían un regalo de los de verdad.
  • Ayuda con los primeros baños y cambios de pañal. Por muchos libros sobre el cuidado del bebé que hayan caído en las manos de la madre principiante, la teoría nunca es igual a la práctica. Que unas manos experimentadas presten algo de ayuda los primeros días, cuando todo resulta completamente nuevo, casi siempre será bienvenido.
  • Bien alimentada. Siempre es importante mantener una dieta sana y equilibrada con la que fortalecer nuestro organismo, pero tras el parto más aún. Se necesita mucha energía para cuidar de un bebé, y no podremos hacerlo bien si no estamos bien nutridos. Sin embargo, casi nunca hay tiempo para cuidar la alimentación con un recién nacido en casa. Si hay confianza, echar una mano en esa parte de la logística familiar con preparados caseros es muy de agradecer.
  • De paseo en compañía. Claro que a una madre le encanta estar a solas con su hijo, pero a veces ese tiempo puede alargarse más de lo ideal. Cuando ya ha terminado la baja paternal y la madre aún no se ha incorporado al trabajo, lo habitual es que tenga por delante toda una larga jornada en casa a solas con el bebé. Las visitas que propongan dar un paseo largo, durante el que puedan charlar con la madre mientras el niño disfruta de su salida a la calle, son un soplo de aire fresco.
  • Un regalo para el bebé… y otro para mamá. Aparte de flores y plantas de todos los tamaños, las casas de las madres recién estrenadas están llenas de regalos para el bebé. Por supuesto que son de agradecer, pero que se acuerden de la persona que ha dado a luz a ese precioso recién nacido regalándole algún mimo como una sesión de masaje, una visita a un spa o cualquier otro regalo que implique cuidado y relax es un detalle de los que nunca se olvidan.