Molestias en las piernas durante el embarazo » LetsFamily
embarazo

Molestias en las piernas durante el embarazo

Durante la gestación se producen muchos cambios en tu sistema circulatorio: el corazón debe bombear más sangre para que esta llegue al feto, y además aumenta la producción de líquidos, pues los tejidos deben soportar el desarrollo del bebé. Por otro lado, el útero en crecimiento comprime las venas de las piernas y de la pelvis, provocando todo tipo de molestias que además se agravan si aumentas mucho de peso.
Molestias más comunes:
Varices: todo un clásico en el embarazo, las sufren un 20% de las mujeres gestantes. Se trata de venas dilatadas que se ven como líneas azules y a veces duelen. Son hereditarias, pero también pueden aparecer si estás muchas horas de pie o expuesta a demasiado calor. Después del parto remiten.
Hinchazón: manos, piernas y tobillos se hinchan en los últimos meses de embarazo, ya que la presión del útero hace que el líquido se acumule en esas zonas, donde la circulación es más lenta.
Pesadez: se debe al aumento de peso y a la retención de líquidos.
Calambres: se producen cuando la embarazada está acostada y son frecuentes en el segundo y tercer trimestre. El déficit de potasio, el exceso de trabajo y la tensión favorecen su aparición.
Consejos para prevenir y aliviar las molestias
Disminuye la cantidad de sal en la dieta, ya que esta favorece la retención de líquidos.
– Túmbate con las piernas en alto para favorecer la circulación.
– Camina, nada y haz ejercicios de rotación de pies.
– Bebe mucha agua
– Date masajes desde los pies hasta los muslos con crema hidratante o geles fríos. De esta forma mejoras la elasticidad de la piel.
Evita estar de pie sin moverte durante demasiado tiempo. Cambia de posición a menudo cuando estés sentada y utiliza reposa pies.
– Duerme sobre el lado izquierdo. Cuando duermes boca arriba se comprime la vena cava y esto entorpece la circulación de la sangre hacia las piernas.
– Evita exponer las piernas al calor y altas temperaturas.
Come mucha fibra para favorecer el tránsito intestinal, ya que el estreñimiento aumenta el riesgo de desarrollar varices.