Motivos para programar una cesárea » LetsFamily

Motivos para programar una cesárea

Placenta previa

Se habla de placenta previa cuando este órgano queda adherido a las paredes uterinas muy cerca del cuello del útero, o incluso bloqueando por completo la salida del bebé. Esto se detecta mediante ecografías en el tercer trimestre y amerita que se programe una cesárea. Aún cuando la obstrucción es parcial, hay riesgos de desprendimiento de placenta y de hemorragias que no vale la pena correr.

Posición podálica (de nalgas)

En algunos casos, cuando el bebé viene de nalgas se puede intentar hacerlo nacer por parto vaginal (por ejemplo, si es un bebé pequeño de una embarazada que ya ha tenido otros partos, o si es el segundo mellizo y su hermanito viene en la posición adecuada). Sin embargo, con frecuencia se programan cesáreas en estos casos para evitar complicaciones tales como el prolapso de cordón umbilical.

Pelvis estrecha

Cuando hay una diferencia muy importante entre el tamaño de la pelvis de la mamá, y la cabeza del bebé, se programa una cesárea pues el niño no podría atravesar el canal de partos. En estos casos se habla de desproporción cefalopélvica.

Condiciones médicas de la madre

Un diagnóstico de enfermedades del embarazo tales como diabetes gestacional, una infección, un herpes genital activo o una preeclampsia (que eleva la tensión arterial de a embarazada a niveles muy riesgosos) justifican que se programe una cesárea para evitar complicaciones, que son mucho más frecuentes en estos casos. Dentro de lo posible se procura que el embarazo llegue a término.

Condiciones médicas del bebé

Un bebé que ya cuenta con un diagnóstico de enfermedades prenatales, un defecto genético muy importante, o un embarazo múltiple de trillizos o más bebés, ameritan que se programe una cesárea. No ocurre siempre en el caso de mellizos, en especial cuando cada uno tiene su saco y su placenta, y donde en determinadas circunstancias es posible intentar un parto vaginal.

¿Y si hay cesáreas anteriores?

Aunque en ocasiones se la indica automáticamente, el hecho de haber tenido una cesárea previa no justifica, por sí solo, que se vuelva a programar esta operación. Si bien es cierto que aumentan las posibilidades de que se produzca ruptura uterina o placenta previa, es posible –si todo va bien en este embarazo- que el segundo bebé nazca por parto vaginal. Si es tu caso y aún así el médico no quiere saber nada siquiera con discutir la posibilidad, atrévete a pedir una segunda opinión.

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

Una canastilla gratis para tu bebé