Mudarse estando embarazada: consejos para sobrellevarlo » LetsFamily
embarazo

Mudarse estando embarazada: consejos para sobrellevarlo

Tomarte tu tiempo

Si mudarse siempre lleva mucho trabajo, estando embarazada te conviene calcular el doble. En lugar de comenzar a empaquetar dos semanas antes, comienza a hacerlo cuando te falte un mes. Esto evitará que debas apresurarte cuando la fecha se aproxime. Es importante que aún cuando más atareada estés, te tomes tus ratos para descansar, recostarte, dormir una siesta en la medida de lo posible. Y, por supuesto, no deberías saltearte comidas.

Lo mismo aplica para cuando ya estés en el nuevo hogar. No te preocupes por guardar de inmediato cada cosa en su lugar en tiempo récord. Lo mejor es que al ir empaquetando etiquetes todo y que guardes en un bolso aparte todo aquello que necesitarás durante los primeros días.

Saber pedir (y aceptar) ayuda

Lo sabemos: es tu casa y te gustaría ocuparte de todo lo concerniente a ella. Pero la tuya es una situación especial, tienes que pensar en el bebé que llevas dentro y aceptar que no podrás lidiar con todo sola, ni siquiera con ayuda de tu pareja. Por eso, es importante que recurras a pares de manos extra, ya sea para empaquetar como para ocuparse de cuestiones burocráticas, para gestionar las reparaciones que haya que hacerle al nuevo apartamento o bien para organizar todo cuando ya estéis instalados. Tu familia y tus amigos sabrán comprender y seguro estarán dispuestos a colaborar con vosotros.

Tareas a evitar

Desde ya que no debes levantar peso. Eso incluye cajas, canastos, bolsas, y por supuesto muebles. Por más que sientas que no es demasiado pesado y que tú puedes sola, no te arriesgues. Tampoco deberías ocuparte de tareas que impliquen pintar, o limpiar con determinados productos que puedas aspirar, ya que los gases tóxicos le llegan a tu bebé.

Pensar en positivo

No importan tanto los motivos que te llevan a mudarte. Ya sea porque os rescinden el contrato de alquiler, o bien porque habéis podido finalmente comprar una casa más grande donde tu bebé tendrá su propia habitación, lo cierto es que debes mudarte y esa es tu realidad ahora. Si gastas energía quejándote todo se hará más duro. Procura pensar en las buenas cosas que tendrá tu nuevo hogar y de vivir esta experiencia como una oportunidad.

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros: