Natación en el embarazo: consejos prácticos » LetsFamily
embarazo

Natación en el embarazo: consejos prácticos

Un rato de natación suave o de gimnasia acuática tiene muchas otras ventajas como que mejora el tono muscular, ya que el agua ofrece una resistencia que obliga a trabajar piernas, glúteos y pelvis. También estimula la circulación de la sangre, que previene las varices, la hinchazón y los calambres. Y aumenta la resistencia pulmonar , es decir, se hace ejercicio sin fatiga.

Si el ginecólogo no ve contraindicaciones, la embarazada puede nadar a espalda, crol y braza. Ahora bien, a medida que aumenta el tamaño de la tripa es necesario ir modificando las posiciones del cuerpo y los diferentes estilos.

Conviene hacer paradas para relajarse flotando boca arriba. Para estar más cómoda, se puede colocar un churro de gomaespuma bajo las rodillas y otro debajo del cuello.

¿Hasta cuándo podré bañarme?

Los especialistas no se ponen de acuerdo. Unos defienden que nadar es bueno hasta el mismo momento del parto, ya que precisamente al final del embarazo es cuando más se necesitan los beneficios del agua. Otros, sin embargo, recomiendan abandonar la actividad en el octavo mes, ya que a partir de entonces existe mayor riesgo de perder el tapón mucoso durante el ejercicio, sin ser consciente. Lo mejor es hacer caso al ginecólogo y al sentido común.

La natación durante el embarazo es saludable, pero usa siempre el sentido común y sigue estas recomendaciones:

  • Dúchate antes de meterte en el agua para evitar cambios bruscos de temperatura.
  • Entra lentamente en la piscina por las escaleras, de espaldas al agua y con cuidado para evitar los resbalones.
  • No te bañes en el mar si el agua está fría, sucia, hay olas altas o mucha gente.
  • Realiza la actividad de forma progresiva, comenzando por un calentamiento.
  • No excedas de 140 pulsaciones por minuto.
  • Evita las apneas (buceos prolongados) y nada siempre en compañía.
  • Dúchate al salir y quítate el bañador mojado.
  • Pon una toalla seca sobre el borde de la piscina o la arena antes de sentarse.
  • Fuera del agua, usa calzado de goma que sujete bien.