Natación en el embarazo, más que deporte en el agua » LetsFamily
embarazo

Natación en el embarazo, más que deporte en el agua

Por eso los especialistas aconsejan hacer algo de ejercicio dentro del agua durante el embarazo, ya que además de ser una forma de mejorar el tono muscular, puede hacer que la futura madre se relaje y se sienta bien. Incluso ayuda a la hora de prepararse para el parto, y de hecho en cursos de natación para embarazadas realizan ejercicios para mejorar las condiciones de la madre de cara al parto, además de prácticas respiratorias y de relajación.

Hasta ahora, todo son beneficios. Pero, ¿qué hay de las contraindicaciones? ¿Existe alguna? Según los expertos, tan solo hay que tomar algunas precauciones para que la actividad en la piscina sea totalmente beneficiosa:

  •  Procura no meterte en el agua y empezar directamente a nadar con energía. Es preferible ir ganando intensidad de forma progresiva, empezando primero por un calentamiento.
  • No hagas un sobresfuerzo que pueda pasarte factura: si excedes las 140 pulsaciones por minuto, mejor baja el ritmo.
  • Es preferible ducharse antes de meterse en el agua para evitar cambios bruscos de temperatura.
  • Entra despacio en el agua por las escaleras con cuidado para evitar los resbalones.
  • Recuerda que el ejercicio es bueno… siempre que no te lo tomes como una competición. Disfrútalo haciendo descansos y buscando la relajación.
  • Procura no empezar a nadar con el estómago vacío. Tampoco es bueno hacerlo tras una comida copiosa. ¿Cómo acertar entonces? El consejo de los especialistas es que haya pasado alrededor de una hora desde tu desayuno, almuerzo o merienda.
  • ¿Hasta cuándo puedes nadar? Lo mejor es preguntar a tu ginecólogo y seguir sus indicaciones, ya que aunque hay quien defiende que se puede practicar la natación hasta el parto, otros especialistas recomiendan dejarlo en torno al octavo mes para evitar la posibilidad de perder el tapón mucoso durante el ejercicio sin ser consciente de ello.
  •  Los casos en que está desaconsejada la natación para embarazadas están relacionados con situaciones como amenaza de parto prematuro, placenta previa, retardo en el crecimiento uterino, problemas vasculares o dilatación del cuello del útero.

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros: