Octavo mes de embarazo: ¡cada vez con menos sitio!

Comentar: (0)

Compartir:

Octavo mes de embarazo: ¡cada vez con menos sitio!

Ya falta muy poco tiempo para que nazca tu bebé. Este octavo mes es el momento perfecto para que ultimes los detalles necesarios para recibirlo: preparar su habitación, hacer las compras más importantes (no olvides una silla para el coche), elegir un pediatra.

También es importante que tomes el curso de preparación para el parto y que elabores tu plan. Si te sientes muy incómoda ten paciencia, cuando te quieras acordar el embarazo habrá terminado y estarás acunando al niño en tus brazos.

Cómo tu bebé continúa creciendo

Su organismo está prácticamente listo para sobrevivir por sus propios medios en el exterior, y su aspecto se asemeja muchísimo al de un recién nacido. Lo más probable es que esté ubicado cabeza abajo en posición fetal, y que sus movimientos no sean tan intensos como antes: es lógico, pues al estar tan grande ya no tiene tanto lugar. No obstante, asegúrate de que todos los días lo sientes moverse.

Un bebé en la semana 33 puede estar pesando cerca de 2 kilos, y hacia el final de este mes, en la semana 36 haber alcanzado el peso normal de un bebé a término. Sin embargo, no creas que da lo mismo que nazca ahora que un mes más tarde: incluso los prematuros tardíos necesitan cuidados especiales y pueden tener algunas dificultades debido a haberse adelantado, si bien las probabilidades de que evolucionen favorablemente son altísimas.

Estudios y controles de este mes

Seguramente tu doctor quiera verte cada 15 días para controlar el final de tu embarazo. Puede que este mes tu médico requiera una ecografía para controlar la posición del bebé. Si aún no está ubicado en posición cefálica, se pueden intentar algunos métodos naturales para ayudarlo a voltearse. Una posibilidad es que el médico efectúe una Versión Cefálica Externa si bien se suele esperar hasta la semana 37 debido al riesgo de que se desencadene el parto.

Cómo sientes tu cuerpo este mes

Cansancio, fatiga, acidez, estreñimiento, contracciones, hemorroides, hinchazón, ganas de ir al baño con frecuencia… los síntomas del tercer trimestre se acentúan, y debes armarte de paciencia pues no desaparecerán hasta después del parto. Es posible que tus pechos comiencen a producir calostro, que es un líquido amarillento transparente que alimentará a tu bebé los primeros días.

A muchas mujeres les resulta un verdadero alivio comenzar su baja por maternidad este mes, para así poder descansar y llegar mejor al momento del parto. Otras prefieren esperar hasta último momento para así pasar más tiempo con su bebé. En cualquier caso, procura no sobrecargarte de actividades, hacer mucho reposo y mimarte con un buen baño, una película divertida o un masaje.

 

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados

Permitir cookies