Parto orgásmico: ¿es posible que dar a luz sea un placer? » LetsFamily
parto orgásmico placer al dar a luz

Parto orgásmico: ¿es posible que dar a luz sea un placer?

¿Qué relación hay entre el parto y el orgasmo?

En realidad, ambas experiencias no están tan separadas como podría creerse en un primer momento. La hormona oxitocina –conocida como la hormona del amor- juega un rol clave, tanto para gozar de la sexualidad como también para desencadenar las contracciones del parto. Precisamente, también durante un orgasmo experimentamos contracciones del cuello del útero, por lo que no es descabellado que algunas afortunadas mujeres puedan sentir algo muy parecido en uno y otro caso.

El parto ideal

Un parto orgásmico se caracteriza por un dolor tolerable, acompañado de una intensa explosión de placer que transforma el momento en algo inolvidable, fomentando los lazos de apego entre madre e hijo, y haciendo que las molestias anteriores pasen rápido al olvido. Sin embargo, la sociedad occidental mira con ojos dudosos –sino directamente reprime- esta asociación entre el parto y la sexualidad femenina, como si dar a luz no fuera algo que formase parte de nuestro ser sexual, como si ser madre y ser amante fuese una contradicción. Por eso, algunas mujeres que gozan durante el parto no suelen compartir esta información con su entorno.

¿Puedo prepararme para un parto orgásmico?

Es muy difícil que esto resulte, ya que perseguir el orgasmo es casi garantía de no alcanzarlo. Lo que sí puedes hacer para tener un parto lo más relajado y placentero posible es un trabajo introspectivo previo, conocer bien tu propio cuerpo, vincularte con tu útero y dejar de relacionar la idea del parto con algo doloroso o insoportable. En el momento de parir, abrazar todas y cada una de las sensaciones de tu cuerpo, escuchar los latidos de tu interior y apreciar el milagro de la vida que se abre paso.

Por otro lado, es clave que el parto sea respetado para poder vivirlo con placer. Un ambiente tranquilo, luces suaves, pocas personas en la sala de partos, libertad para que la mujer se mueva a gusto y se coloque en cualquier posición que le pida su cuerpo… Poder sentirse libre, dueña de su propio parto, que durante el nacimiento haya la menor intervención posible de terceros, todo ello resulta esencial para lograr un parto placentero. Si es tu caso, aprovecha y disfruta al máximo de esta experiencia única.

 

¡Sorteamos una sillita de paseo Maxi - Cosi!