Pero ¿qué le sucede a mi ombligo?

Comentar: (0)

Compartir:

Pero ¿qué le sucede a mi ombligo?

Durante el embarazo todas estamos esperando que aparezca la famosa barriguita – cosa que suele ocurrir aproximadamente a las 20 semanas, o antes si no se trata de tu primer bebé. Sin embargo, a algunas mujeres las toman por sorpresa los cambios inesperados que puede sufrir el ombligo. Aquí te contamos cuáles.

Nuestra primera cicatriz

El ombligo nos remite a otro embarazo, al momento en que nosotras estábamos dentro del vientre materno y recibíamos a través del cordón umbilical todo el alimento y el oxígeno necesarios para seguir creciendo. Al nacer, el cordón deja de cumplir su función y es cortado. En su lugar queda un pequeño muñón que con el correr de los días se seca y se cae, dejando en su lugar el ombligo. Si te impresionan sus cambios durante el embarazo, intenta pensar en lo importante que es esta marca y en cómo también tu bebé está conectado contigo.

De adentro para afuera

A medida que se estira la piel abdominal durante el segundo y el tercer trimestre del embarazo, el ombligo puede sufrir llamativas transformaciones, que varían de mujer a mujer. En algunas embarazadas el ombligo se estira tanto que parece borrarse. En otras, sale para afuera y se ve protuberante. También suele aparecer una línea oscura que va desde el ombligo hasta el pubis y que se conoce como línea nigra. Si la piel alrededor del ombligo pica o se siente muy tirante, tómalo como un recordatorio para utilizar mucha crema hidratante.

¿Vuelve a su sitio?

Hay cambios en el embarazo que nos acompañan siempre. Pero el ombligo no suele ser uno de ellos. Después del parto, cuando el útero se acomoda y su tamaño se reduce hasta el normal, a medida que recuperamos el peso, el ombligo va volviendo a la normalidad. También la línea nigra suele desaparecer paulatinamente. ¡Ay, cómo quisiéramos que ocurriera lo mismo con las estrías! ¿Verdad?

¿Y si me duele mucho?

En algunos casos, el ombligo se inflama y aparece un bulto blando en el área. Solo con tocarlo sentimos mucho dolor, también pueden aparecer otros síntomas como alteraciones gastrointestinales. En ese caso conviene consultar al médico pues puede tratarse de una hernia umbilical, que aparece debido a que los músculos del abdomen se han agotado, y que se puede corregir más adelante por medio de cirugía. De la misma manera, los cirujanos también pueden corregir un ombligo que haya quedado demasiado salido después del embarazo aunque, como hemos dicho, lo más probable es que se acomode y termine volviendo a su lugar.

¿Qué está ocurriendo con tu ombligo en el embarazo?

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 
5

Average: 5 (1 vote)

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados

Permitir cookies