Por qué hay que controlar la sal en el embarazo

Comentar: (0)

Compartir:

Por qué hay que controlar la sal en el embarazo

Una de las indicaciones que posiblemente tu médico te dé, respecto de la dieta en el embarazo, es que no exageres con el consumo de sal. Aquí te explicamos por qué y te damos consejos para reducir su uso.

De qué está hecha la sal

La sal está compuesta principalmente por dos minerales, el sodio y el cloro. La sal de mesa suele estar también fortificada con yodo, fundamental para el buen funcionamiento de la glándula tiroides . El sodio es el mineral que puede generar más problemas si se consume en exceso. De hecho, la OMS recomienda que las personas sanas no se excedan de los 6 gramos diarios de sal. Si consideramos que muchas comidas y preparaciones ya la contienen en su composición, comprenderemos que lo que no hay que hacer es abusar del salero.

Razones para medirse en el embarazo

Ya de por sí, el metabolismo del sodio cambia cuando estás embarazada, lo que podrás apreciar si tienes síntomas tan comunes como la retención de líquidos y la consecuente hinchazón de piernas. Por otro lado, la hipertensión arterial en el embarazo puede ser peligrosa tanto para ti como para el bebé, ya que aumenta el riesgo de parto prematuro y de recién nacidos de bajo peso. Por ese motivo es tan importante que el médico controle tu tensión arterial y que si lo considera necesario, restrinja tu consumo de sal.

Pero no la elimines por completo

De cualquier manera, salvo que el médico lo indique expresamente, no debes llevar una dieta sin sal mientras estés embarazada.

Los minerales que contiene la sal son necesarios para el desarrollo del bebé, y hay documentados casos de recién nacidos con bajos niveles de sodio en sangre (lo que se conoce como hiponatremia neonatal) debido a que sus madres adoptaron indiscriminadamente dietas de bajo contenido en sodio.

Aún si padeces de preeclampsia , la indicación más efectiva suele ser hacer reposo, ya que no está comprobado que prescindir por completo de la sal tenga algún efecto benéfico en estos casos.

Algunos trucos para no abusar de la sal

Si eres de las que agrega sal a la comida aún antes de probarla, sería bueno que sí reduzcas el consumo mientras estés embarazada. Para ello prueba estas recomendaciones:

  • Evita llevar el salero a la mesa, así solamente consumirás la sal que ya lleva la preparación.
  • No consumas embutidos ni encurtidos, y evita los vegetales en conserva.
  • Recuerda medir el uso de aderezos como la mayonesa o el kétchup, que ya contienen mucha sal.
  • Condimenta la carne, el pollo o el pescado con hierbas, jugo de limón, aceite de oliva o ajo picado. Todos ellos aportan buen sabor y te ayudarán a reducir el uso de sal.
  • Si bebes agua embotellada, escoge una con bajo contenido de sodio.

 

Si te ha interesado este tema, lee el siguiente artículo:

 

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados

Permitir cookies