¿Por qué sangra la nariz en el embarazo? » LetsFamily
Sangrados nasales embarazo

¿Por qué sangra la nariz en el embarazo?

¿Por qué sangra la nariz en el embarazo?

Los vasos capilares de la nariz son muy frágiles y pueden romperse con facilidad. Si tenemos en cuenta que durante el embarazo aumenta el volumen sanguíneo y, por lo tanto, están sometidos a mayor presión, comprenderemos que es normal sufrir un ocasional sangrado nasal. Por este mismo motivo también es frecuente la gingivitis en el embarazo. Normalmente, estas hemorragias nasales no presentan ningún riesgo más allá de ser molestas.

Factores que aumentan la incidencia del sangrado nasal

Si sufres una alergia, si te expones al aire frío (por ejemplo, al aire acondicionado), o a ciertos irritantes como el humo de cigarrillo, o incluso si te suenas la nariz con fuerza, aumentan las posibilidades de que padezcas una hemorragia nasal. De cualquier manera, una de cada cinco embarazadas las experimenta en algún momento.

¿Se pueden prevenir las hemorragias nasales?

Algunos consejos para prevenir el sangrado nasal son procurar mantenerte bien hidratada bebiendo suficiente agua, para evitar la sequedad de las mucosas. También puede ayudarte emplear un humidificador ambiental, en especial a la hora de ir a dormir. Si vienes sufriendo congestión nasal y hemorragias, algunos remedios caseros son el baño de vapor, el uso de gotas de solución salina y las tirillas para abrir las fosas nasales al acostarse.

Cómo tratar el sangrado nasal

En general, puedes tratar las hemorragias nasales tú misma sin necesidad de ir al médico. Para ello, presiona el orificio que sangre durante diez minutos para que la hemorragia se detenga. Permanece erguida, inclínate levemente hacia delante y respira por la boca. Después de uno de estos episodios, evita sonarte fuerte la nariz y no hagas esfuerzos durante algunas horas.

¿Cuándo consultar al médico?

Como ocurre con cualquier otro síntoma de embarazo, es bueno informar a tu doctor de que padeces hemorragias nasales, aunque seguramente no le preocupe. De todas maneras, sí es importante acudir a urgencias ante hemorragias muy abundantes, aquellas que te impiden descansar bien por las noches, las que no ceden en media hora o las que se originan después de un golpe en la cabeza.

Por último, ten en cuenta que, durante el embarazo, las hemorragias nasales muy frecuentes y abundantes pueden estar relacionadas con un aumento de la tensión arterial, que sí puede ser peligroso y que es fundamental controlar de cerca. Así que, si bien en un principio no son un síntoma para preocuparse, vigila que no estén fuera de control.

 

¡Participa en nuestros sorteos!