¿Por qué se retrasa el parto? » LetsFamily
embarazo

¿Por qué se retrasa el parto?

Cuando estás fuera de cuentas y no parece que el bebé vaya a nacer lo habitual es que lleguen los nervios y las preocupaciones. Sin embargo, lo primero que los médicos advierten es que no se trata de una circunstancia tan excepcional: se calcula que alrededor de tres de cada diez madres dan a luz después de la fecha prevista. Y el bebé no corre ningún riesgo por ello. De todas formas, tu ginecólogo no dejará que sobrepases la semana 42 de embarazo, así que si para entonces el bebé sigue sin dar muestras de querer salir, el especialista provocará el parto, por lo que no hay motivo para preocuparse. En cuanto a las causas del retraso en la fecha de parto, estas son las más comunes:

 

  • Un error de cálculo. Para calcular la fecha de parto, el ginecólogo tiene en cuenta el primer día de la última menstruación porque no podemos saber con exactitud el momento preciso de la fecundación. Y eso puede dar lugar a errores: para empezar, no todas la mujeres tienen un periodo regular y aunque lo tengan, puede alterarse en ocasiones. Por eso la fecha calculada por el especialista, que es el resultado de sumar nueve meses y una semana a la fecha de la última regla, no siempre es exacta.
  • Cambios hormonales. Durante las últimas semanas de embarazo, las futuras madres producen las prostaglandinas, unas hormonas que provocan cambios en el cuello del útero e inducen las contracciones. Sin embargo, no todas las mujeres las producen en igual cantidad, y es posible que una baja concentración de prostaglandinas haga que se retrase algo el parto.
  • Mamá primeriza. ¿Has oído eso de que si es tu primer bebé puedes sentarte tranquila a esperar porque el parto no se adelantará? Pues bien, no es del todo cierto, pero sí tiene una base científica. Según los especialistas, las madres primerizas tienen más posibilidades de que su parto no se produzca en la semana 40 de embarazo sino algo más tarde porque habitualmente hacen falta algunos días más de gestación para que el cuello del útero se dilate y así pueda tener lugar el parto. La razón es que al no haber sido modificado por una dilatación anterior, se necesitan unos días más de gestación para que el cuello del útero se prepare para dar a luz.

Aunque estas no son las únicas causas que pueden retrasar el parto, sí son las más comunes, explican los expertos. En cualquier caso, lo importante es que el bebé llegará antes o después. ¡Paciencia y feliz espera!

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros: