Posparto: el cuidado de las heridas » LetsFamily
cuidado cicatrices postparto

Posparto: el cuidado de las heridas

Las heridas causadas por el parto deben cicatrizar bien. La higiene genital en el posparto es similar tanto si hay algún punto de sutura como si no. Estos son los consejos de los especialistas.

Cuidado de la cicatriz tras un desgarro o una episiotomía

La higiene debe ser solo externa

Nunca introduzcas agua o algún producto antiséptico en el interior de la vagina, ya que puedes destruir su flora natural y favorecer las infecciones.  Recuerda que tu cuerpo está preparado fisiológicamente para recuperarse de las lesiones del parto, no interfieras en esta capacidad de tu organismo.

La zona debe lavarse con agua templada y jabón neutro

El jabón neutro  tiene el pH más parecido al de nuestra piel. Evita los baños: en estas primeras semanas, la mejor forma de mantener una higiene correcta es la ducha.

No es aconsejable lavarse más de dos veces al día

El exceso de humedad puede causar maceraciones y dificultar la cicatrización.

Tras la ducha, debes asegurarte de que la zona del periné queda bien seca.

La mejor forma de hacerlo es utilizando una toalla suave, secando la zona siempre de delante a atrás, es decir, de la vagina hacia el recto, para evitar arrastrar bacterias a la cicatriz. No es necesario usar un secador, ya que puede resecar la zona.

Hay que limpiarse siempre de delante hacia atrás

Después de orinar o defecar, de esa manera se evitan infecciones en la cicatriz. También es fundamental lavarse bien las manos tanto antes como después.

Mientras duran los loquios, es necesario utilizar compresas tocológicas de algodón

Cambiarlas con frecuencia para evitar el exceso de humedad.

Disminución del sangrado

Cuando el sangrado disminuya, a la cicatriz le vendrá bien permanecer algún rato al aire.

Los puntos son reabsorbiles

Los puntos se caen solos, y tardan en hacerlo aproximadamente 10-15 días.

Cambios en la herida

Si detectas cualquier cambio en la herida -aumento de dolor, hinchazón, secreciones purulentas o te sube la fiebre- debes acudir al especialista (matrona o ginecólogo) cuanto antes: te indicará si es necesario que tomes antibióticos o practicar alguna cura con un antiséptico o un producto cicatrizante.

 

Cuidados e higiene de la cicatriz de la cesárea

La incisión de la cesárea no requiere cuidados especiales

Sí es importante lavar la cicatriz con agua y jabón neutro a diario, en la ducha -lo mejor es hacerlo con la mano, para evitar que las fibras de la esponja se enganchen a las grapas.

Secar bien la zona

Es importante secar bien la zona, para que no haya maceraciones en la cicatriz. Se seca con una gasa estéril aplicando pequeños toques, sin arrastrar, y dejando un ratito la cicatriz al aire.

Qué ropa elegir

Elige ropa que no roce la cicatriz, en la medida de lo posible.

Uso de antisépticos

No utilices antisépticos a no ser que te los recomienden el médico o la matrona. Las soluciones yodadas, como el Betadine, están desaconsejadas porque pueden pasar a la leche a través del flujo sanguíneo.

Las cesáreas tienen una recuperación más lenta que los partos vaginales.

Pasados unos diez días, tu especialista procederá a retirar las grapas, pero eso no significa que la herida esté ya cicatrizada. La sensación de “acorchamiento” es habitual: se percibe una pérdida de sensibilidad y tirantez en la cicatriz.

Una vez te hayan retirado las grapas, es importante mantener la zona bien hidratada

Con una crema o aceite de rosa mosqueta, de efectos cicatrizantes. De esta manera evitarás los queloides (lesiones por un crecimiento excesivo del tejido cicatricial) y mejorarás la apariencia de la cicatriz. Pregunta a tu matrona cómo debes darte masajes para acelerar la recuperación.

Esfuerzos físicos

Recuerda que es importante que no cargues con peso ni hagas esfuerzos físicos en las primeras semanas.