Posturas sexuales recomendadas en el tercer trimestre de embarazo » LetsFamily
posturas sexuales embarazo tercer trimestre

Posturas sexuales recomendadas en el tercer trimestre de embarazo

Antiguamente se recomendaba la abstinencia, incluso durante todo el embarazo, porque se pensaba que podría dañar al bebé, pero hoy en día se sabe que esto no es así. Se pueden mantener relaciones sexuales hasta el final de la gestación (a menos que se den ciertas circunstancias como placenta previa, sangrado vaginal o que la bolsa amniótica ya esté rota). Es más, tenerlas ayudará a que la mujer esté más relajada y la pareja más unida en esta etapa tan especial.

En el tercer trimestre existen ciertas incomodidades que pueden hacer que encontrar la postura adecuada sea complicado porque el tamaño de la barriga es considerable y, además, la mujer se cansa más y el bebé se mueve con más fuerza.

Posturas recomendadas

La mujer se sentirá más cómoda en aquellas posturas que no impliquen estar tumbada con todo el peso de la barriga sobre ella (por ejemplo, la tradicional del misionero no es la ideal). Las mejores posturas serán en las que la barriga no choque contra el hombre, por ejemplo de espaldas a él (tumbada haciendo “cucharita” o a cuatro patas) o estando la mujer encima.

Hay que tener en cuenta que el apetito sexual es muy cambiante entre una mujer y otra y también a lo largo del embarazo. En el tercer trimestre hay embarazadas que se sienten pletóricas, llenas de energía  y tienen la libido por las nubes y otras que no quieren que les pongan la mano encima porque sientan molestias o simplemente falta de deseo. En el caso de los hombres no es diferente: algunos piensan que pueden dañar al bebé y su deseo sexual también puede verse afectado. Para disfrutar de momentos de complicidad y ternura no es necesaria la penetración; las caricias, los besos y el cariño también estarán presentes sin necesidad de llegar “hasta el final”.

¿Se me adelantará el parto?

Se dice que las contracciones del útero que provoca el orgasmo podrían adelantar el parto. Además de que el semen contiene prostaglandinas, que favorecen el ablandamiento del músculo uterino, de ahí que se recomendaba tener relaciones sexuales los últimos días de embarazo o cuando el bebé venía con retraso.

Sin embargo se ha visto que los efectos que tiene sobre el organismo de la mujer son muy leves y no podrían hacer que el parto se adelante. El bebé nacerá cuando esté preparado, ahora bien, servirá para que la mamá llegue al parto más relajada. Por último, recordar que si durante o tras haber mantenido relaciones hay sangrado, dolor o cualquier circunstancia anormal, habrá que consultar con el médico.