Post parto | Cómo prepararte para el post parto » LetsFamily
el post parto

Prepara tu post parto: ABC de un periodo muy intenso

 

Artículo escrito por: Dra. Marta Catalán, Ginecóloga integrativa en Clínica Arvila Magna

 

En consulta he podido escuchar en múltiples ocasiones como el control y seguimiento del embarazo es un periodo en el que las futuras madres y sus parejas (si las hay) se sienten bastante acompañados en general. En cambio, en el post parto, tras la llegada del bebé, comienza un periodo en el que los cambios son muy importantes, y a veces la falta de preparación para lo que viene, lleva a que en muchos casos no se viva con la alegría y cuidado que debería.

Existen 2 normas de oro que debes conocer y recordar cuando tu bebé haya llegado:

  1. El post parto es una época intensa donde tu principal objetivo es conocer a tu bebé y cuidar al máximo de VUESTRA salud.
  2. Es un periodo transitorio que puede comenzar siendo muy complicado (especialmente si es tu primer hijo), pero que irá disminuyendo de intensidad y se diluirá en una normalidad.

¿Qué debo preparar para el post parto?

Más allá de los pañales, la ropa de bebé o la habitación para el recién llegado; prepara tu casa y tus posibles obligaciones para un “stop” de al menos 4 semanas. Quiere decir que si puedes congeles comida, deja la limpieza lista, busca alguien que corte el césped del jardín… Porque durante esas primeras semanas post parto, vas a tener que hacer un curso “intensivo” de cómo funciona tu bebé. Además vas a tener que recuperarte de uno de los episodios más agotadores en la vida de una mujer sana.

Muchas veces comparo los 3 primeros meses del bebé con una especie de crisálida en la que te sumerges junto con tu bebé, fuera de todos los horarios y obligaciones que hasta entonces tenías. Y ese periodo “crisálida” es absolutamente necesario para que puedas conocer a tu bebé, desarrollar un vínculo adecuado y, además, puedas llevar a cabo la recuperación post parto.

No podemos pretender que un bebé que ha estado en nuestro interior con todas sus necesidades cubiertas pase de un día para otro a tener horarios de sueño y comida, a quedarse solo en una cuna sin llorar… Existe una explicación antropológica para ello: el bebé humano dentro de los mamíferos es el que nace con mayor inmadurez y dependencia luego, para luchar por su supervivencia, debe reclamar alimento cada poco tiempo y debe sentir la presencia cálida de su cuidador cerca.

Entendiendo esto, atiende a tu bebé según tu propio instinto: nadie conoce a tu bebé mejor que tú y, aunque nadie nos prepara para ser padres, está en nuestra genética saber hacerlo.

 

¿Y si mi bebé nace por cesárea o parto instrumentado?

Sea cual sea la vía de parto, haya sido un parto inducido, un parto espontáneo vía vaginal, hayas tenido un parto instrumentado con fórceps o ventosa… Necesitarás descanso en la medida de lo posible: duerme cuando tu bebé duerma (sea de noche o de día) ya que es la única manera de que puedas ir reponiendo fuerzas.

Probablemente, cuando te den el alta del hospital te aconsejaran qué analgesia tomar. Si además has tenido un parto vaginal y tienes una episiotomía o puntos por un desgarro, es posible que sientas alivio si aplicas frío local (puedes utilizar una bolsa de guisantes congelados envueltos en una toalla porque se adaptan a la forma de tu periné). Puedes seguir tomando las vitaminas que tomabas durante el embarazo y probablemente te recomendarán hierro si has quedado con anemia.

Otro punto interesante es que intentes beber mucha agua (especialmente si has decidido dar el pecho) y comer abundantes frutas y verduras para evitar el estreñimiento que es otro de los problemas estrella en el post parto.

Por otro lado, además de la visita con el ginecólogo – comadrona, después del parto es recomendable una revisión las primeras semanas de vida del bebé para comprobar que tras este episodio de estrés como es el parto no queden tejidos en tensión que puedan interferir con el sueño o la lactancia. Asimismo, también es muy recomendable que a las 6 semanas del parto puedas hacer una visita con un osteópata o fisioterapeuta especializado en uroginecología. Esta visita sirve para valorar cómo ha quedado tu suelo pélvico, tu abdomen y, en general, tu postura y estática tras un cambio tan importante como es el embarazo – parto – post parto.

Y recuerda, si te ves desbordada, pide ayuda. Hay muchos profesionales que podemos ayudarte.

 

La Dra. Marta Catalán es Ginecóloga integrativa en la Clínica Arvila Magna en la ciudad de Barcelona

Una canastilla gratis para tu bebé