Problemas circulatorios durante el embarazo » LetsFamily
embarazo

Problemas circulatorios durante el embarazo

Para que el útero y el bebé reciban suficiente oxígeno, por tu cuerpo circulan durante el embarazo hasta dos litros más de sangre.

Dado que este aumento se debe sobre todo al contenido de agua en la sangre, baja la concentración de la hemoglobina en la misma. La hemoglobina es la que se ocupa del transporte de oxígeno en la sangre. La consecuencia es una anemia fisiológica, que aparece en muchas embarazadas. Pero puedes prevenirla con una alimentación variada y equilibrada.

Si el valor de laboratorio baja por debajo de un valor de referencia, tu médico te recomendará tomar un preparado de hierro. Aunque tu pulso no variará mucho, aumentará la capacidad de bombeo del corazón, lo que se puede expresar en una frecuente falta de respiración.

Ese aumento de volumen circulando por el cuerpo puede favorecer la aparición de varices hinchadas y dolorosas en las piernas, los labios de la vulva (varices en la vulva) y el ano (hemorroides). Para favorecer la circulación y evitar o minimizar estos problemas y sus consecuencias, las embarazadas deberían evitar estar mucho tiempo sentadas o de pie sin moverse, no cruzar las piernas y elevarlas a menudo por encima del nivel corazón. Si te ves obligada a pasar tiempo de pie, sería conveniente utilizar una medias elásticas de compresión suave, además no te quedes quieta, cambia alternativamente de pie de apoyo, da algunos pasos , y si aún así empiezas a sentir entumecimiento de las piernas e incluso cierto mareo, golpea con tus pies el suelo para estimular el bombeo de las venas.

Es frecuente observar que muchas embarazadas sufren un mareo estando tumbadas de espalda, es una situación normal que se debe a que el peso del útero (mucho mayor en el último trimestre) presiona las vías sanguíneas de retorno hacia el corazón . Por eso se aconseja que cuando te tumbes lo hagas un poquito inclinada y sobre un lado, preferentemente el izquierdo Es importante que hagas ejercicios circulatorios o antiestáticos, usar ropa no compresiva y zapatos sin tacón y ajustados al pie, evitar saunas, calor extremo.

SELECCION DE EJERCICIOS CIRCULATORIOS

  1. Sentada con las piernas juntas y estiradas, realizar flexión/extensión de ambos pies alternativamente.
  2. Sentada con las piernas juntas y apoyada sobre los talones, separar y juntar los pies. Seguir flexionando los pies hacia arriba. Continuar en esta posición apoyando alternativamente talón- puntas de los pies
  3. Sentada con las piernas estiradas y ligeramente separadas, o tumbada boca arriba, dibujar círculos con ambos pies procurando realizar movimientos amplios de tobillos. En la misma postura pedalea.
  4. Tumbada boca arriba con las piernas estiradas y juntas. Elevar una pierna inspirando, extender y flexionar la punta del pie mientras se retiene el aire y descender la pierna lentamente espirando. Repetir alternando ambas piernas
  5. Tumbada boca arriba con las piernas estiradas y juntas. Elevar una pierna inspirando, dibujar círculos con el pie y descender la pierna espirando. Repetir alternando ambas piernas.
  6. Tumbada boca arriba con las piernas estiradas y juntas. Elevar la pierna con rodilla flexionada formando ángulo de 90º, realizar movimientos de flexión y extensión del pie mientras se retiene el aire y descender la pierna espirando. Repetir alternando una y otra pierna. Repetir el mismo ejercicio pero haciendo rotaciones de pie.
  7. Sentada colócate una pelota de tenis o similar bajo la planta del pie descalzo y desplázala hacia delante y hacia tres
  8. De pie, simula la marcha flexionando las piernas 90º.

Hay muchos trucos “naturales” para superar los achaques del embarazo sin necesidad de medicamentos. Una alimentación variada puede activar tu circulación. Golpear con los pies fuertemente el suelo estimula el bombeo de las venas y evita que te marees.