Productos lácteos durante el embarazo » LetsFamily
embarazo
lácteos durante el embarazo

Productos lácteos durante el embarazo

De entre la amplia gama de productos derivados de la leche que existen, los yogures naturales y los quesos frescos bajos en calorías son los más beneficiosos, puesto que aportan menos grasas que las cremas y la mantequilla. Además, otorgan una buena dosis de proteínas y son muy recomendables para evitar problemas de descalcificación. Para llevar una dieta sana y equilibrada, lo ideal es que la mujer que espera un niño tome cuatro raciones de lácteos cada día

Como complemento proteínico lo que mejor se adapta es la leche y los productos lácteos (yogur, batido de leche, requesón o queso). Bastan 250 g de yogur ò 0,5 l de batido de leche ò 100 g de requesón.

Una parte del consumo de leche, lo puedes sustituir por queso. 100 ml de leche o yogur corresponden, medidos en contenido de calcio, aproximadamente a 15 g de queso en lonchas (por ejemplo Gouda o Emmental) ó 30 g de queso blando (como Camembert o Brie). La leche y los productos lácteos no solo aportan proteínas, sino que también son los alimentos de mayor contenido en calcio, que es esencial para la formación de los huesos.

Dado que se tiene que formar el esqueleto y los dientes del feto, necesitas una considerable cantidad de calcio durante el embarazo, siendo la cantidad diaria recomendada de 1200mg.

Las embarazas por debajo de los 19 años de edad (adolescentes), deberían tomar 1300mg al día.

Si tomases menos de la cantidad recomendada al día, deberías añadir a tu alimentación agua mineral enriquecida con calcio (como mínimo 350 mg de calcio por litro).

La leche cruda y diversos productos de la leche de vaca no pasteurizados, (por ejemplo queso elaborado con leche cruda) conllevan el peligro de transmitir listeriosis, por lo que se deberían evitar y optar por aquellos pasteurizados, cuyo uso es seguro.